La mayor parte de las veces, comemos sin prestar ninguna atención, sin degustar los alimentos por las prisas y quehaceres diarios. Sin embargo, masticar bien no sólo nos proporciona placer, sino que implica una serie de beneficios en el conjunto de nuestro organismo de los que no somos conscientes de la importancia fisiológica de hacerlo. No es sólo es cuestión hacer el acto de comer y de parar un momento; para que hagamos bien la digestión del alimento y evitar así los gases, hinchazones y otras molestias gastrointestinales tenemos que masticar correctamente nuestros alimentos.
La masticación es la primera etapa de la digestión. La digestión empieza en la boca. Así que en nosotros está en facilitar la función del estómago, al darnos tiempo de masticar correctamente y poder obtener una buena digestión. Al momento que masticamos, las enzimas digestivas presentes en la saliva comienzan a descomponer los alimentos, preparando el proceso de absorción de nutrientes. La saliva tiene un componente alcalino que se llama ptialina (amilasa salivar), enzima que nos ayuda a alcalinizar nuestro alimento. También hay otra enzima llamada lisozima que es la encargada de eliminar gran cantidad de bacterias. Es en esta etapa de la digestión cuando el alimento se convierte en azúcar. Con una buena masticación alcanzamos la máxima absorción de todas la vitaminas y minerales del alimento; de esta manera no necesitamos comer tanta cantidad. Comemos más de lo que nuestro cuerpo necesita.
¿Cómo masticar correctamente? 
Para formar el hábito de masticar correctamente puedes empezar por contar las veces que masticas cada bocado, tratando de que sean entre 30 y 50 veces. Intenta poner tus cubiertos en la mesa entre cada bocado para que puedas concentrarte sólo en masticar.
Si estas bajo presión mientras comes, toma algunas respiraciones profundas, mastica y trata de relajarte.
Sugerencias para una buena masticación

• Procura relajarte
• Apaga la televisión
• No leer
• Encuentra un lugar silencioso para comer
• Coloca un bocado pequeño en tu boca
• Concéntrate en tu masticación
• Observa y disfruta tu alimento
• Cuando hayas terminado, permanece sentado unos minutos.

Ventajas de masticar bien:

♣ Masticar para estar contento
Cuando masticamos abundantemente, oxigenamos el organismo produciendo una placentera sensación de bienestar y reduciendo los niveles de estrés.

♣ Masticar para adelgazar
Un estudio japonés de la Universidad de Osaka, publicado por el British Medical Journal, sobre los hábitos alimenticios de 3.000 japoneses, demostró que las personas que comen rápido y mastican poco tienen el triple de probabilidades de sufrir obesidad.

♣ Masticar bien para comer menos
Cuanto más tiempo tardamos en tragar un alimento que tenemos en la boca, antes nos saciamos, pues el cerebro necesita cierto tiempo para detectar la saciedad. Si en ese transcurso de tiempo hemos comido rápido y masticado mal, habremos comido mucho más y habremos forzado a nuestro organismo a llevar a cabo una peor digestión.

“Somos lo que comemos” porque los alimentos que comemos pasan a nuestra sangre y luego a nuestros órganos. Si comemos alimentos que bloquean nuestro hígado, nuestro corazón o nuestra digestión, por ejemplo, será más difícil experimentar emociones, sentimientos y pensamientos positivos.