WASHINGTON.- El presidente, Donald Trump, despidió hoy sorpresivamente al director del FBI, James Comey, por recomendación del fiscal general Jeff Sessions y el fiscal adjunto Rod Rosenstein.

“El FBI es una de nuestras más estimadas y respetadas instituciones y hoy marcará un nuevo comienzo para la joya de la corona de los cuerpos de seguridad”, dijo Trump a través de un comunicado de la Casa Blanca.

La declaración indica que Comey “fue apartado del cargo” en base a las “claras recomendaciones” emitidas por Sessions y Rosenstein.

Previamente esta mañana el FBI notificó al Congreso que Comey había expuesto erróneamente sobre hallazgos clave en relación a la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton durante su testimonio brindado la semana pasada.

Mientras que Comey dijo ante el Congreso que “cientos y miles” de correos habían sido reenviados al ex congresista Anthony Weiner, en realidad se trató solamente de una “pequeña cifra” de e-mails.

Comey había sido designado durante 10 años por el presidente Barack Obama en 2013.
La búsqueda de un nuevo director permanente del FBI dará inicio de inmediato, señaló la declaración.