Por Alejandro Valladares Almanza

El Estado de México esta listo para acoger mañana una de las jornadas más importantes en su historia electoral en donde a provocado la atención de todo la nación por ser una prueba para el PRI tras más de 8 décadas como partido gobernante en esta esta Entidad.
18 mil 600 casillas aproximadamente se instalaran este domingo 4 de junio para recibir a los ciudadanos que tienen en sus manos la credencial para votar y que están inscritos en el padrón electoral los cuales podrán ejercer su derecho al voto y podrán elegir a quien deberá gobernar en los proximo 6 años la entidad mexiquense.
Mañana domingo hay elecciones también en Coahuila, Nayarit, y en Veracruz, sin embargo los resultados que ocurran en esas entidades, no resultan significativos en nada en comparación con Edoméx donde será un indicativo de lo que ocurra en las elecciones federales del 2018 donde se juega la Presidencia de la República.
En una hipotética derrota del Partido Revolucionario Institucional abanderado por Alfredo del Mazo, pone en riesgo la continuidad del priísmo en los Pinos el próximo año.
Este domingo son 11 millones 300 mil personas las que podrían estar definiendo quien estará en el poder sexenal de la entidad.
Delfina Gómez, es la enemiga a vencer por parte del PRI; morena se a convertido en el partido más peligroso en Edoméx en esta elección que se define mañana.

De acuerdo con la historia en las elecciones para gobernador en el Estado de México, nunca a llegado a lograr que más de un 50 % de los votantes, acudan a las urnas electorales, en las votaciones recientes donde ganó Eruviel Ávila solo un 46% de los votantes sufragaron en las urnas.
Se espera que mañana domingo, las diferentes opciones políticas y candidatos que hicieron campaña y convocaron a los ciudadanos a acudir a las urnas, den los resultados esperados.
Según nuestros analistas, en esta ocasión se moverá el voto indeciso y son esos ciudadanos los que definirán el triunfo electoral.
Lo que si adelantamos es que los mexiquenses votaran diferente, sí diferente, a como lo han hecho en las últimas 8 décadas de acudir a votar y cumplir con su futuro inmediato.
Hasta aquí y hasta la próxima.