3 de junio de 2017.- El Real Madrid conquistó este sábado su duodécima Copa de Europa y se convirtió en el primer equipo en ganar dos ediciones consecutivas de la Liga de Campeones al vencer por 4-1 a la Juventus gracias, entre otras muchas cosas, a su espectacular juego en la segunda parte y la voracidad de Cristiano Ronaldo, autor de un doblete.

El equipo de Zinedine Zidane consolidó una era dorada al llevarse tres de las últimas ediciones de la Liga de Campeones en un año en el que se llevó Liga española y Copa de Europa, un doblete que no ganaba desde 1958. Lo hizo con un desempeño brillante en los segundos 45 minutos ante un rival aturdido por el movimiento de balón de su contrario y la presión adelantada.

Dentro del escaparate colectivo que mostró el Real Madrid, una figura sobresalió por encima de todas. Fue la de Cristiano Ronaldo, de nuevo decisivo en un partido trascendente. Ahora mismo no parece que haya otro futbolista capaz de inquietar la conquista de su quinto Balón de Oro.

Los dos equipos salieron con lo esperado: el Real Madrid contó con Isco y la Juventus diseñó una línea de tres centrales con la inclusión de Barzagli. Durante los primeros minutos se jugó a lo que quiso el conjunto italiano porque robó pronto y acumuló llegadas en transiciones rápidas.

El Real Madrid comenzó a sentirse más cómodo cuando mejor cuidó el balón. El resto lo puso su dinamita: su primer remate fue gol. Llegó a los 20 minutos y fue producto de una gran combinación que inició Kroos, quien pasó a Cristiano Ronaldo