La triste idea de pensar que un grito nos hace más mexicanos o más fieles a la hora de asistir a un estadio de futbol, no es más que el reflejo de nuestra sociedad en la actualidad. Lamentablemente el pensamiento de muchos mexicanos “patriotas” de tres pesos es ir a desechar sus frustraciones mentando madres e insultando al prójimo. A eso se le llama ser pequeño de pensamiento; y más aún si hay quienes defienden esa postura al decir que existen gritos e insultos peores.
Somos una sociedad muchas veces incapaz de señalar culpables por la gran indiferencia hacia terceras personas además de ningunear a cuanto fulano se nos aparezca de frente.
Al futbol se le debe ver como la actividad más importante de las cosas menos importantes. Pero es increíble que exista gente que solo viva de futbol y hable del mismo hasta en la sopa. Es cierto que nadie tiene la verdad absoluta de las cosas, pero también es cierto que somos mal educados al insultar a las primeras de cambio a quien intente siquiera hacer una observación hacia nuestra persona. No sabemos escuchar y mucho menos sabemos aceptar las críticas y el más claro ejemplo son nuestros ídolos de papel llamados futbolistas que en cuanto alguien se atreve a criticarlos se molestan y hasta censuran a la prensa que opine cosas negativas de ellos. Además de que salen los villamelones lame botas (entiéndase periodistas de la cadena de TV abierta más grande del país) en su defensa a decir que no eres patriota, que no apoyas a la selección etc. etc.
Hoy se puso de moda el generar debate absurdo del mentado grito homofóbico de PUTO. Ya surgió la primer expulsión de los mandriles que lo hicieron y ojalá se siga castigando a quienes persistan en tomar esa patética actitud de tratar de ser el “yo soy aquel” o el “a mí me la pelan esos putos”. Ya bájenle a sus desmanes carentes de sentido común y mejor, si piensan asistir a un partido de futbol busquen otra forma de pasar el rato y no me vengan que es lo que le pone sabor y tonterías de esas porque eso es todo lo contrario, es dar a entender que no comprenden el raciocinio y que todavía no evolucionan de simio a humano. Recuerden que no se trata de decir Eh Puto…!; más bien decir: Yo refuto, esas actitudes.

Oscar González López.
Ing. Electromecánico por convicción; Deportista por devoción.
@OskrelM oscarelm