1. Estimulación de metabolismo.
El té verde es un estimulante natural del metabolismo por lo tanto aporta el beneficio de prevenir y reducir el exceso de peso corporal; el cual ayuda a activar el metabolismo, mejorando así la capacidad para quemar grasa calorías y actúa como cardioprotector.
2. Reduce colesterol y riesgo cardiaco.
Esta bebida por su alto contenido en antioxidantes lo convierte en un aliado para regular los niveles de colesterol en nuestra sangre y mejora la proporción entre lo bueno y lo malo e impidiendo que se instale en los vasos sanguíneos. El consumo regular de este té puede disminuir y prevenir enfermedades del corazón o derrame cerebral.

3. Anticancerígenas.
El antioxidante del té verde colabora a reducir el riesgo de cáncer, al ser 100 veces más efectivo que la vitamina C, así como 25 veces mejor que la vitamina E, con lo que ayuda al cuerpo a proteger las células de los daños asociados con esta enfermedad.
4. Fortalece la memoria.
Fortalece la memoria al volver más lento el proceso de reducción de acetilcolina en el cerebro, que produce el Alzheimer. Aunque no existe una cura para esta terrible enfermedad, el té verde lo puede ayudar.
5. Rico en antioxidantes.
Los antioxidantes son unos compuestos químicos que se encargan de combatir otras moléculas, como es el caso de los radicales libres. El té verde es una fuente rica de antioxidantes y, gracias a esto, es un aliado para prevenir enfermedades crónicas, así como problemas de envejecimiento prematuro de la piel.

6. Previene artritis.
Este ayuda a reducir el riesgo de dicha patología, ya que tiene una poderosa acción analgésica y antiinflamatoria que puede ser bastante útil para el tratamiento de artritis reumatoide y otros tipos de enfermedades reumatoides.

7. Reduce el estrés.
Más allá de la presencia de cafeína, cuenta con un aminoácido llamado L-teamina, lo convierte en una fuente importante para reducir el estrés.
8. Diabetes.
El té verde mejora el metabolismo en relación a la glucosa y los lípidos, además de prevenir incrementos en los niveles de azúcar en sangre, algo clave en la lucha contra esta patología.
9. Problemas Digestivos.
El té verde tiene un ligero efecto laxante que puede ayudar a prevenir y combatir el estreñimiento, además de tener propiedades para reducir los gases, la hinchazón abdominal y otros problemas digestivos.
10. Mejora el buen funcionamiento del Hígado.
Una taza de té verde al día podría ser el impulso para depurar el hígado y asegurarse de que está funcionando adecuadamente. El consumo regular de té verde ayuda a prevenir los daños causados por sustancias tóxicas como el alcohol y previene la inflamación.
11. Estimulante.
El té verde es un excelente estimulante por la presencia de alcaloides por lo que incluso es un buen sustituto del café y una buena fuente hidratante.

Facebook: Nutrióloga Jessica López