El hígado es el encargado de varias funciones del organismo, entre las cuales hay la de eliminar toxinas que se han ido acumulando. Si no depuramos estas toxinas nuestra sangre no oxigena bien, por ejemplo, y nos sentimos apáticos, tristes y sin energía. Así que si queremos estar alegres, con la suficiente energía debemos cuidar el hígado ayudándole a sus funciones depurativas y de eliminación de toxinas. El hígado se congestiona si tomamos productos procesados, azúcar, alcohol, café, exceso de proteína animal. También le es perjudicial la vida sedentaria, el estrés, los conflictos emocionales.
Para depurar el hígado se debe seguir los siguientes puntos:
1. Cenar temprano. 
No comer más tarde de las 21 hrs. porque a partir de las 22 hrs. el hígado empieza sus funciones de desintoxicación y limpieza, lo cual no puede hacerlo si estamos ingiriendo alimento.

2. Consumir la cúrcuma latte.
No sólo ayuda a depurar sino también a desinflamar. Es tan fácil como poner un cazo al fuego y añadirle los siguientes ingredientes: bebida vegetal libre de azúcares, por ejemplo de arroz y coco; una cucharadita de cúrcuma en polvo; un poco de pimienta negra; una cucharadita de canela en polvo; nuez moscada y un clavo. Se calienta todo sin dejar que hierva, se va mezclando y finalmente se apaga el fuego.

3. Practicar ejercicio al aire libre. 
Hacer ejercicio es básico para una buena salud. Hay estudios que aseguran que a los 5 minutos de estar realizando una actividad al aire libre aumenta la autoestima y mejora el ánimo, además de que el cerebro produce más endorfinas, la hormona de la felicidad, que si lo practicamos en un espacio cerrado. Además, si hace sol es una manera de tomar vitamina D, que es fundamental para nuestra salud y para el correcto funcionamiento del hígado. Algunos ejercicios podrían ser: andar a paso ligero, correr, practicar yoga en el campo o bien andar en bicicleta.

4. Usar productos de limpieza y de aseo personal libres de tóxicos.
5. Beber suficiente agua.
6. Añadir cítricos en el agua y en la dieta en general. 
Su alto contenido en vitamina C y antioxidantes ayuda a aumentar el mecanismo natural de desintoxicación.

7. Incluir o aumentar el consumo de verdura de hoja verde cruda. La podemos añadir, por ejemplo, en batidos, zumos, ensaladas y en cualquier plato. Son verduras alcalinas y, además, neutralizan los metales pesados, los pesticidas y los productos químicos de los alimentos.
8. Consumir ajo crudo. 
No hace falta comer mucho pero sí de manera regular. El ajo activa las enzimas del hígado y ayuda a eliminar toxinas del mismo.

9. Utilizar aceite de oliva, de lino o de cáñamo virgen. 
Este disminuye la sobrecarga tóxica del hígado.

10. Eliminar el consumo de alcohol, cafeína y tabaco.
11. Preparar una infusión depurativa. Angélica, Alcachofera, Boldo, Caléndula, Cardo Mariano, Centaura, Genciana, Fumaria y Verbena. Si no encuentras todos los ingredientes no pasa nada; sólo intenta que al menos haya cinco de ellos o que el número sea impar. El sabor de esta bebida es bastante amargo, porque es el sabor que le corresponde a la depuración del hígado. Pon una cucharada  sopera de la mezcla en un vaso con agua y déjalo en remojo toda la noche. Por la mañana lo filtras y lo tomas en ayunas. Pasados 20min, más o menos, ya puedes desayunar.
12. Consumir verduras crucíferas como el brócoli y coliflor. 
Su consumo incrementa la producción de enzimas naturales en el hígado y favorece la eliminación de sustancias tóxicas.

13. Tomar aloe vera o sábila.
14. Comer alcachofas hervidas o al vapor.
15. Comer aguacate (sin miedo).
El aguacate es una grasa muy saludable el cual ayuda a la producción de glutatión, un antioxidante súper poderoso, necesario para eliminar los radicales libres del cuerpo. Es un alimento alcalino que al consumirlo crudo ayuda a la limpieza hepática y a eliminar toxinas.
El glutatión no es sólo un antioxidante endógeno, también es un factor esencial en la utilización de energía, desintoxicación y prevención de enfermedades que relacionamos con el envejecimiento.

Añade poco a poco los cambios que veas más factibles a corto plazo.

Facebook: Nutrióloga Jessica López