Para que lo entienda mi querido Donald Trump con todas sus letras y acentuando la P, eso es lo que eres al meterte con los deportes más populares de la unión americana. ¿A quién en su sano juicio se le ocurre decir sandeces sobre los deportistas más idolatrados del país vecino?
Verdaderamente aplaudo lo hecho por toda la NFL, desde dirigentes, head coaches y jugadores, unidos contra el racista de su presidente; siguen siendo un ejemplo para cualquier tipo de liga y en cualquier especialidad deportiva. Aplausos para todos los que se revelan ante las infortunadas declaraciones de un ser que se ha convertido en la persona más odiada a nivel mundial.
Esta rebelión comenzó con Colin Kaepernick en el 2016, que mostro su inconformidad en contra del racismo al hincarse mientras se entonaba el Himno de los Estados Unidos. Esas muestras de desconcierto han surtido efecto y nos habla de una de las tantas cosas buenas que tiene esta liga. Por algo es la número uno a nivel mundial.
No es la primera vez que Trump arremete contra los deportes ni contra los deportistas. Recientemente también declino hacer la invitación a los actuales monarcas de la NBA, los Warriors de Golden State al mencionar que antes era un privilegio asistir a la casa blanca y que en la actualidad si dudaban en asistir, retiraba la invitación. Esto ante la negativa del astro Stephen Curry a cruzar siquiera palabra con el mandatario.
Esto parece más el principio del fin de una fraternidad que existía entre el gobierno y tanto la NBA y la NFL. Esperemos que no haya consecuencias graves por parte del arrogante y Asshole mandatario que día a día mete de más la pata.
Esto no fue más que una paliza de esas monumentales de todas las franquicias contra su Mister President con todo y balones sueltos, intercepciones y goles de campo. Bien lo publicó Aaron Rodgers esto es: “Unidad, Fraternidad, Familia, Dedicación y Amor”. Y va más allá de cualquier amenaza, injurio o calumnia.
En contraparte la semana tres de la NFL dejó partidos con alto grado de suspenso y emotividad. Partidos llevados a tiempo extra, jugadas de último minuto, grandes recepciones, al grado que casi llegamos al primer cuarto de temporada y cualquiera puede ganarle a cualquiera. No existe un equipo que haya despuntado o sobresalga de los demás. Eso solo es indicativo de la gran competencia que existe entre los 32 equipos. Cachetada con guante blanco señor Donald.

Oscar González López.
Ing. Electromecánico por convicción; Deportista por devoción.
@OskrelM oscarelm