Villa Guerrero, Estado de México, 10 de diciembre de 2017.- El periódico Reforma publicó una encuesta que MORENA en la Ciudad de México trae 38 por ciento de intención de voto, informa
En entrevista y a la pregunta de los reporteros cómo ve el escenario, porque ya se perfilan los contendientes, Andrés Manuel López Obrador manifestó que bien, porque los candidatos de la mafia del poder no conocen el país, no les da el sol, están blancos y se la pasan todo el tiempo en la Ciudad de México, piensan que con los medios de información van a ganar y no es así.
“Porque ya la gente no quiere que se repita el caso de Peña, que fue un fenómeno publicitario, lo introdujeron al mercado como se introduce un producto chatarra, entonces eso ya no funciona, tienen que a apurarse a visitar los pueblos”, comentó.

Mencionó que le llama la atención que llevan como 15 días promoviendo a José Antonio Meade en la Ciudad de México y no ha salido a hablar con la gente, ni ha visitado ningún pueblo y Ricardo Anaya es lo mismo, son candidatos de la mafia del poder “pirruris, peleles, títeres”, los impulsan para que siga el bandidaje oficial y sigan robando.

A la pregunta de los reporteros sobre su opinión sobre que Mancera decidió no ir por el frente, si prevé un mayor rompimiento en el PRD, López Obrador dijo que puede ser, pero la verdad que ya es un cascarón lo que quedó, porque la gente del PRD, de los pueblos, los municipios y los estados ya se unieron a MORENA, ya nada más son los grupos de arriba se fueron con la mafia del poder.

Los militantes del PRD, señaló, se dieron cuenta de que no buscan una transformación del país, sino buscan los cargos, los puestos y para tener puestos ahí están los puestos en el mercado.

A la pregunta de los reporteros que si cree que Anaya, el frente le quitarán los votos, López Obrador comentó que no, ellos tienen ahí una lucha por los votos, porque están muy fraccionados, los dividieron por completo y el plan “b” es que como ninguno va a levantar para abril o mayo, la mafia los va a convocar para unirse en contra de él.