Foto especial.

Cortesía de ERNESTO TOVAR.

El primer vicepresidente peruano y ahora esperado próximo mandatario, Martín Vizcarra, dijo en Twitter que volverá a Perú para respetar la Constitución y ponerse al servicio del país, lo que se entiende como su aceptación del cargo

Peru. 21 de marzo de 2018 .- conocerse la renuncia de PPK, los portavoces de las diferentes bancadas parlamentarias decidieron de forma unánime aceptar la dimisión del presidente y convocar a un debate en el Congreso para discutirla y formalizarla.

Durante la tarde de este miércoles se especuló con que los congresistas podrían rechazar la renuncia para continuar con el proceso de destitución convocado desde la semana pasada por la oposición fujimorista, y para el cual ya tenían suficientes votos. Sin embargo este trance –o linchamiento, como lo llamó algún congresista– es considerado por algunos parlamentarios como innecesario para la estabilidad política, una vez ya anunciada la renuncia de PPK.

La juramentación solo tendrá lugar este viernes puesto que Vizcarra, quien es el embajador de Perú ante Canadá, llegará a Lima durante la noche del jueves.

LEA TAMBIÉN: Martín Vizcarra anuncia que asumirá presidencia del Perú
El esperado próximo mandatario hizo su primera declaración pública la noche de este miércoles, anunciando en su cuenta en twitter que volverá a Perú para respetar la Constitución y ponerse al servicio del país, lo que se entiende como su aceptación del cargo.

También reconoció que está “indignado por la situación actual, como la mayoría de los peruanos”, en lo que podría ser una crítica al desempeño de PPK.

Se prevé que Vizcarra contará con el apoyo del Congreso para sacar adelante un Gobierno, una vez que la jefa del fujimorista partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, dijo del todavía vicepresidente que “puede hacer un mejor trabajo que el presidente actual”.

LEA TAMBIÉN: La renuncia de Pedro Pablo Kuczynski en Perú, una salida esperada
En caso de la actualmente remota posibilidad de Vizcarra renunciara correspondería a la segunda vicepresidenta, Mercedes Araoz –presidenta del Consejo de Ministros y también blanco de los ataques del fujimorismo en el Congreso–, asumir la presidencia de Perú.

En caso de que esta también dimitiera sería la crisis del Gobierno, que llevaría al presidente del Congreso, el fujimorista Luis Galarreta, a la presidencia de forma interina, mientras se convoca obligatoriamente a elecciones. Sobre este punto hay disparidad de criterios entre juristas, pues algunos afirman que deben ser presidenciales, y otros que deben ser generales, es decir Ejecutivo y Congreso.

Sin embargo, ante la más que probable presidencia de Vizcarra hay unidad de opiniones en torno a su conveniencia. La firma de análisis Eurasia Group apuntaba este miércoles que es probable que el Congreso lo apoye para evitar forzar unas elecciones generales que podía poner en riesgo las curules de los propios congresistas opositores. Asimismo, desde los gremios comerciales y de exportadores se plantea que haya respeto a la Constitución y estabilidad socio política, para no afectar el desempeño económico.