"Cuídese de los asaltantes" usuarios exigen que concesionarios cumplan con la ley.

*La joven universitaria fue víctima de asalto.
*En la Base Emiliano Zapata tomó el auto de alquiler.
*Usuarios piden alertar a las autoridades.

“Gracias a Dios estoy bien, con mi familia en mi casa, la verdad tuve mucha suerte”.
Estas fueron las palabras con las que se expresó Shalom M “N” en redes sociales, luego de sufrir un asalto en un taxi que abordó en la Base “Emiliano Zapata” ubicada en avenida de las Partidas esquina con Hidalgo, es una víctima más de la complicidad de choferes y la red delincuencial que opera en esa zona de Lerma.

Relata la joven universitaria que el pasado sábado 26 de mayo, aproximadamente a las 8:40 de la mañana, llegó a la Base de Taxis “Emiliano Zapata” y abordó un colectivo que la llevaría al Centro Universitario de la UTVT donde recibiría clases esa mañana. Explica que la unidad que abordó tardó mucho tiempo en salir porque no tenía el número suficiente de pasajeros para iniciar su viaje.
Se bajó y decidió cambiar de unidad, donde se encontraba el chofer y un hombre adulto el cual se encontraba sentado en el asiento trasero.

Ella, Shalom de aproximadamente 19 años, en su relato recuerda; “Subí al vehículo en la parte trasera y de inmediato el chofer dio marcha al taxi”, la joven quien es de Xonacatlán; asegura, que cuando iban pasando el puente elevado de la nueva autopista, el hombre adulto se acercó al chofer y le hablo al oído, acto seguido el chofer se negó a levantar a una señora que le hizo la parada.
Inmediatamente, Shalom, se percata que el chofer asume una actitud rara y le pide detener el taxi para bajarse.
La respuesta a su petición, fue del supuesto pasajero que viajaba a su lado: “Ni madres no te vas a bajar, ya valiste madres”. Le dijo.
Shalom no hizo otra cosa que ponerse a rezar. Le pidió a Dios que la protegiera.

El taxi, se salió de ruta y pasando el puente de Santa Catarina, se dirigió a un lugar solitario “Llegamos a un terreno con una construcción en obra negra y ahí me tuvieron como una media hora, luego uno de los asaltantes; el supuesto pasajero, dijo:
” No te voy a hacer nada, solo dame tu laptop, tu celular y todas las cosas de valor”.
De inmediato, Shalom, sacó todo lo que traía en su mochila y entregó su equipo de cómputo, el teléfono celular, dinero en efectivo y otras cosas de valor que en ese momento traía consigo.
Aproximadamente más de 40 minutos duró la angustia de la joven universitaria de la UTVT quien al estar en manos del par de delincuentes demostraba estar tranquila aunque por dentro sentía una gran angustia sin saber que le esperaba.
De pronto, el chofer encendió el vehículo y salió a toda velocidad para después minutos adelante bajó de la carretera y ordenó que Shalom abandonara el auto de alquiler.
“En ese momento que me dice que me bajara, sentí un gran, pero gran alivio. La verdad corrí con mucha suerte y puedo decir que tengo un gran angelote que me cuida demasiado”, dijo la joven quien mediante Facebook relató a familiares y amigos sobre la experiencia negativa que había padecido esa mañana de sábado.
Shalom recomienda a las mujeres en general, en especial a las jóvenes que tienen la necesidad de tomar un taxi, que nunca lo hagan cuando van dos hombres solos en el vehículo, es mejor llegar tarde a su destino, pero así se evita un posible riesgo donde se pone en peligro la integridad de una mujer, de un joven, de una madre o de un padre de familia que por necesidad tienen que utilizar el pésimo servicio de los taxis.

La Secretaría de Vialidad, del Gobierno del Estado debe aplicar la ley, especialmente lo que dice la gaceta del 20 de marzo de 2018, donde entre otras cosas, todas las unidades del transporte público y de pasajeros deben contar con cámaras de seguridad, botón de pánico y los choferes acreditados con su identidad visible.
De lo contrario seguiremos viviendo en un estado de indefensión ante una delincuencia creciente en el servicio de transporte público mexiquense.