26 de junio de 2018

Daneses y franceses protagonizan el primer empate a cero de la Copa del Mundo en un partido donde ambos acabaron contentos: unos porque terminan como primeros de grupo y otros porque pasan a octavos de final como segundos.

No se hicieron daño Francia y Dinamarca en Moscú. En el partido que cerraba el grupo D ambos equipos empataron a cero en un choque que desde el inicio estaba planteado por Didier Deschamps como un banco de pruebas. Las ausencias de Lloris y Pogba eran el mejor ejemplo de lo que sería este choque.

Pero estos cambios no privaron a la selección francesa de dominar el control del balón durante todo el partido. La primera parte iba a estar claramente teñida de color ‘bleu’, y fue Olivier Giroud quien mandó el aviso más importante de los primeros 45 minutos ante Kasper Schmeichel.

Dinamarca iba a tener opciones, pero Eriksen era el único generador de juego de la ‘Dinamita Roja’. El 0-0 al descanso iba a anticipar que los segundos 45 minutos confirmarían este pacto de ‘no agresión’.

Y así iba a ser. Los dos clubes sentaron a sus estiletes (Pione Sisto en Dinamarca y Antoine Griezmann en Francia) y se dedicaron a controlar el balón y a que no hubiera apenas novedades en el marcador. Fekir iba a tener la única oportunidad reseñable de la segunda mitad, al obligar a intervenir a Schmeichel.

Al final, un 0-0 (el primero del campeonato) en un partido en el que daneses y galos salieron contentos. No así los espectadores, especialmente los que lo vivieron por televisión. Porque la calidad de este partido no pasará a la Historia.