Trump critica a mexicano acusado por muerte en Iowa; trabajaba para un político republicano

22 de agosto del 2018.-Cristhian Rivera, indocumentado mexicano acusado del asesinato de la estudiante universitaria Mollie Tibbetts, trabajó durante años en una granja propiedad de una destacada familia republicana de Iowa.

Desde Charleston, Virginia Occidental, el presidente Donald Trump se refirió a Tibbetts y culpó de su muerte a la inmigración ilegal. “Hoy ustedes se enteraron sobre (…) un inmigrante ilegal muy triste de México”, dijo. “Vieron lo que le sucedió a esa increíble hermosa joven”.

Rivera (24) era un “empleado con buena reputación” en Yarrabee Farms, propiedad de la familia del ex funcionario de Iowa Craig Lang, según el diario The Des Moines Register.

El hermano de Craig, Dane Lang, dijo que estaba “conmocionado” al escuchar que Rivera había sido acusado de un crimen y negó desconocer que era indocumentado.

“Este individuo ha trabajado en nuestras granjas durante cuatro años, fue examinado a través del sistema E-Verify del gobierno y era un empleado acreditado”, se lee en el comunicado. “Yarrabee Farms sigue todas las leyes relacionadas con la verificación de que los empleados sean legales para trabajar en Estados Unidos”.

Craig Lang es el ex presidente de la Iowa Farm Bureau Federation y un candidato republicano en 2018 para ser Secretario de Agricultura del estado, según el Registro.

Rivera ha estado en el área durante cuatro a siete años, dijo Rick Rahn, agente especial a cargo de la División de Investigación Criminal de Iowa. El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos dijo que Rivera era original de México.

Rivera llevó a las autoridades al cuerpo de la joven, que fue encontrado ayer en un maizal con hojas colocadas encima, dijo Rahn. El área en el condado Poweshiek tiene muchos campos, bosques y zanjas. “Ciertamente hemos tenido búsquedas extensas en todo el condado, simplemente no tuvimos éxito en localizarla”, dijo Rahn.

En una larga entrevista con la policía, Rivera dijo que vio a Tibbetts correr el 18 de julio y la siguió, relató Rahn.

Tras el arresto de Rivera, los republicanos de todo el país, incluida la gobernadora de Iowa, criticaron las leyes de inmigración que supuestamente llevaron a la muerte de Tibbetts, una joven de 20 años vista por última vez cuando salió a trotar el 18 de julio.

La desaparición de la estudiantes de la Universidad de Iowa provocó una búsqueda masiva por parte de las autoridades locales y el FBI. Las autoridades recibieron más de 2,300 supuestas pistas y analizaron las redes sociales de la joven.

“Como residentes de Iowa, tenemos el corazón roto y estamos enojados”, escribió la gobernadora Kim Reynolds en Twitter. “Estamos enojados porque un sistema de inmigración fallido permitió que un depredador como éste viviera en nuestra comunidad, y haremos todo lo que podamos para hacer justicia al asesino de Mollie”.

Se había ofrecido una recompensa de $400 mil dólares por pistas que llevaran a su paradero, dinero que se convertirá ahora en un fondo para ayudar a la policía.

Sus padres sugirieron que había sido secuestrada, probablemente por alguien que ella conocía, y suplicaron públicamente por su regreso seguro.