Barcel tiene empleados que resultan una amenaza para peatones y automovilistas.

* Algunos empleados de Barcel podrían tener problemas psicológicos, dan muestras de ser un peligro en las calles

Redacción NDL Noticias.

Lerma, Estado de México. – 31 de agosto de 2018.- Gabino Gómez Carbajal, Director General de Organización Barcel, seguramente estará muy interesado en cumplir lo que dice el slogan de una campaña de la compañía “ Nos estamos transformando” ; y lo está logrando muy fácilmente cuando sus empleados utilizando vehículos oficiales se convierten en un peligro latente para los ciudadanos.
Algunos empleados de Barcel manejan como verdaderos ORATES (trastornados mentales) al volante.
Todos los días, hay denuncias de personas que por mala suerte se enfrentan a empleados de Barcel que utilizan las camionetas oficiales como verdaderas armas letales que son conducidas a alta velocidad por calles y avenidas, poniendo en peligro la vida de peatones en los cruceros donde no respetan los señalamientos viales.
Al parecer los empleados no conocen las reglas de tránsito y civilidad para conducir los vehículos de la compañía.
No tienen el más mínimo respeto por sus semejantes. Una prueba de ello es la unidad que puso en peligro esta mañana a personas que se dirigían a sus fuentes de trabajo sobre el cruce de Avenida de las Partidas y Tollocan, que afortunadamente pudo ser identificada con las placas LB -29 – 543, del Estado de México.
El sujeto que conducía la unidad que transportaba productos “Chatarra” fue ubicado las 7:10 horas de la mañana, procedente del Centro Barcel, ubicado en Av. Bicentenario.
La camioneta con los logotipos oficiales de la compañía cruzó a gran velocidad sin respetar el paso de peatones estuvo a punto de arrollar a varias personas, el orate, tomó la avenida Tollocan a gran velocidad zigzagueando y a punto de chocar con varios vehículos de particulares, metros más adelante.
Este tipo de empleados que son contratados sin tomar en cuenta su verdadero perfil psicológico, son un peligro latente cada que manejen una unidad automotriz, imponiendo el terror en contra de las personas que se encuentran a su paso.
La compañía de productos Chatarra, Barcel no le preocupa el comportamiento público de sus empleados, lo que le interesa es seguir deteriorando la salud de consumidores con campañas dirigidas al consumo masivo de sus productos.