07 de Noviembre del 2018.-En las últimas décadas la acuacultura ha alcanzado en el mundo un desarrollo significativo y es alternativa de crecimiento en los volúmenes de productos pesqueros que a su vez contribuye a disminuir las capturas de flotas pesqueras.

En México en materia de producción de crías, el establecimiento y desarrollo inicial de los centros acuícolas gubernamentales jugó un papel importante en el inicio de la promoción de la acuacultura y nuestro país aseguró el abasto de crías cómo el principal insumo para la producción acuícola.

Asimismo, el crecimiento de la actividad acuícola también ha favorecido las oportunidades de negocio dentro de este rubro para el propio sector productivo.

Para lograrlo se reorientó el trabajo en los Centros Acuícolas pertenecientes al sector público y en particular a los administrados por la Secretaría, operados por las Subdelegaciones de Pesca para transformarlos en centros dedicados a la producción y mantenimiento de productos de reconocida calidad genética y sanitaria, así como al desarrollo de líneas de investigación aplicadas a mejorar los sistemas de producción actuales, en beneficio de los productores del país.

Los resultados:

A partir de 2016, se incluyó el incentivo de Adquisición de Insumos Biológicos.
En 2018, entre enero y junio, la acuacultura registró 162.3 miles de toneladas, 19.7% más que en igual periodo de 2017.
De 2014 a 2018 se han ejercido en acuacultura 1,660 millones para impulsar 3,546 proyectos productivos.
De septiembre de 2017 a junio de 2018 se ejercieron 212.3 millones de pesos que se destinaron a apoyar 66 proyectos de acuacultura rural.
En el periodo 2012-2018 en los 10 Centros Acuícolas Federales se produjeron 74.5 millones de organismos de bagre, carpa, lobina, tilapia y trucha.
La pesca de captura ha ido disminuyendo en los últimos años, por lo que la acuicultura toma un peso importante en su desarrollo para cubrir las necesidades de consumo y México lo está logrando.