San Mateo Atenco ha perdido la fuerza de su Industria Zapatera, otrora, pujante y poderosa, la que durante varios lustros representó el desarrollo y la economía que movía parte importante de la zona centro del Estado de México.

Los acuerdos comerciales internacionales vigentes, han provocado que países asiáticos logren ingresar con sus productos libres de aranceles y de contrabando, dándole un golpe bajo a los productores del país y en especial a los zapateros mexiquenses que no tienen estímulos especiales para su impulso y crecimiento.

Pero el asunto no para ahí solamente, lo que ha provocado que la industria y el comercio del zapato en San Mateo Atenco, viva su peor crisis de todas las que ha enfrentado, es la poca confianza que le tienen al fabricante de zapato local, lo cual lo ha obligado a ver reducidas sus ventas en altos porcentajes y a dejar de ser un serio competidor en el mercado nacional.

Se han ganado la fama de “Zapateros Incumplidos” – Por unos cuantos la llevamos todos- nos comentó un fabricante que comercia su producto sin decir que pertenece al gremio de San Mateo Atenco.

No entregar los pedidos en tiempo y forma a las firmas comerciales les hizo ganar una fama negativa que ahora les es difícil quitarse.

Los vendedores de calzado al consumidor optan por surtir calzado de otras plazas importantes del país como de los estados de Jalisco, Guanajuato y la Ciudad de México. En San Mateo Atenco son poco serios; los contratos comerciales no se respetan, los pedidos no llegan a su destino. Los zapateros simplemente no cumplen con su palabra. (No todos, aclaramos).

Los zapateros de San Mateo Atenco, viven de las ventas regionales que se realizan en los comercios locales y en las plazas comerciales azul y naranja, las cuales por cierto están secuestradas por directivas que más se dedican a asuntos de política local, que a desarrollar programas y acciones para fortalecer la industria, las ventas y a quienes dependen de ella.

Durante el fin de semana pudimos constatar que los famosos “Catálogos” que no son otra cosa que verdaderos panfletos y negocio para quienes los hacen; de nada ayudan al productor y comerciante, los modelos de calzado que ahí se anuncian, no están disponibles para el consumidor y poco o nada sirven para vender.

Otro aspecto fundamental que mantiene en crisis la industria del calzado de San Mateo Atenco, es la deplorable imagen de la zona comercial, sus calles sucias de basura y heces de perros callejeros, las banquetas invadidas por los mismos comerciantes, y un desorden vial que aleja a los compradores hacia otros centros comerciales de Toluca y Metepec.

Los zapateros de San Mateo Atenco no ven solución a sus problemas y podrían seguir – en crisis -.

La industria del calzado mexiquense se está muriendo.

Y como dice la expresión popular al referirse a alguien que acaba de morir.

San Mateo Atenco está a punto de “Colgar sus tenis, o mejor dicho sus zapatos”.

Hasta aquí y hasta la próxima.