Abril 24, 2019.-Me da mucho gusto participar en esta feria, que es una muestra de la continuidad en la labor de las instituciones. Es una feria que se inicia en el gobierno anterior y se le da continuidad. Parece una obviedad, pero no suele ser así, no hay continuidad con cambio, siempre entra un gobierno nuevo y no se continúa con las acciones del anterior. No se actúa de manera institucional.

¿Por qué en este caso sí hay esa continuidad con cambio? Porque quien organiza este evento es una institución de mucho respeto, la Secretaría de la Defensa Nacional.

Es una institución que mantiene por encima de otros intereses, por legítimos que sean, mantiene el interés general, el interés de la nación, manifiestan siempre, en los hechos, su lealtad al pueblo, lealtad a las instituciones, lealtad a la patria. Por eso, celebro que se esté llevando a cabo, que estemos inaugurando esta feria.

También es importante recordar, que a veces nos olvidamos, que independientemente de nuestra manera de pensar, de ver las cosas, esta base aérea militar de Santa Lucía se salvó de ser desaparecida con la decisión polémica, controvertida, de no construir el aeropuerto en Texcoco.

El continuar con esa obra, y no quiero de ninguna manera polemizar, sino nada más puntualizar las cosas, se tenía que haber cerrado el aeropuerto actual de la Ciudad de México y este aeropuerto militar, por interferencia aérea.

No se habla de ese tema, pero sí es importante decir que estamos aquí y que vamos a seguir visitando la base aérea de Santa Lucía, que pronto va a adquirir otra dimensión, además de lo militar, va a ser un aeropuerto civil.

Hay la extensión suficiente aquí en esta base aérea, tampoco se sabe mucho de eso. Esta base aérea tiene cerca de tres mil hectáreas, el aeropuerto actual de la Ciudad de México son 600 hectáreas. Estamos hablando de cinco veces la superficie del actual aeropuerto de la Ciudad de México. Tierra firme.

Por eso, aquí va a construirse el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, va a llevar el nombre de un militar destacado, revolucionario, va a llevar el nombre de Felipe Ángeles, que este año cumple o se conmemoran cien años de su asesinato, después de los servicios prestados a la patria en la defensa de la democracia del lado del presidente Francisco I. Madero. Por eso, va a llevar este aeropuerto el nombre del general Felipe Ángeles.

Adelanto, porque mi pecho no es bodega y siempre digo lo que pienso, que el lunes próximo vamos a iniciar ya la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Termino comentándoles que se tomó la decisión de poner en venta aviones, helicópteros del gobierno, consideramos que tenemos que actuar con austeridad republicana. No permitir los lujos en el gobierno ni las extravagancias, no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

Y se decidió que los funcionarios públicos del actual gobierno se trasladen, se transporten en aviones comerciales. Ya no va a utilizarse para el transporte aviones o helicópteros del gobierno, sólo pueden hacerlo los militares, secretario de la Defensa, secretario de Marina y los aviones y helicópteros del gobierno van a estar al servicio de la población para emergencias, para la aplicación del Plan DN-III, para sofocar incendios, para servir de ambulancias, para servirle a la población.

Por eso hoy se exhiben algunos aviones, helicópteros, que se van a vender, en total 72 aviones y helicópteros. Una muy buena flotilla. Estoy seguro que nos va a ir bien en la feria, que se van a hacer buenos contratos. Y les informo también que, en Estados Unidos, en California, ya está en venta el avión presidencial.

Todo esto acompañado por la ONU, para que todo el proceso de venta de las aeronaves se haga con absoluta transparencia. Todo lo que reunamos, que calculamos va a ser alrededor de 10 mil millones de pesos, se va a destinar al desarrollo y al bienestar de nuestro pueblo.

Me da mucho gusto estar aquí con ustedes, agradecerles por su participación.

Desde luego a los anfitriones, a los militares, a los de la Fuerza Aérea, a los que atienden esta base militar.

Agradecer mucho a los gobernadores de los estados, que están ayudándonos en el enfrentar los grandes y graves problemas nacionales, lo estamos haciendo de manera coordinada. No hay grupos, no hay partidos, sólo el interés de la nación, el interés superior, porque la patria es primero.

Por eso, de manera muy especial mi agradecimiento al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, por su apoyo, por su respaldo, por su cooperación.

Agradecerles a los legisladores, diputados, senadores que nos acompañan.

Agradecerles mucho a los empresarios, no podemos sacar adelante al país, no vamos a alcanzar tasas de crecimiento, como es nuestro propósito, y lo vamos a lograr, del cuatro por ciento, sin la participación del sector privado. Esto tiene que ser la suma de esfuerzos, de voluntades, de todos los sectores, y nos están apoyando mucho los empresarios de México.

Y mi afecto, mi abrazo fraterno, solidario, a todos los trabajadores, a los que tienen que ver con esta industria, los trabajadores de las plantas, a los pilotos, a todos los que tienen que ver con la industria de la aviación.

Y a los empresarios extranjeros decirles que están abiertas las puertas del país y que hay un auténtico Estado de derecho, que no hay Estado de chueco, no hay Estado de cohecho, que los compromisos en México se cumplen y que son bienvenidas todas las inversiones para que haya progreso con bienestar en nuestro país.

Muchas gracias de todo corazón. Y desde esta manera dejamos inaugurada esta extraordinaria feria de la aviación. Muchas gracias, amigas y amigos.