El presidente Andrés Manuel López Obrador realizó un recorrido en la refinería ‘Ing. Héctor R. Lara Sosa’, ubicada en el municipio Cadereyta Jiménez, Nuevo León, para supervisar los avances del proceso de rehabilitación.

Inaugurada en marzo de 1979, actualmente produce gasolina Pemex Magna UBA, Pemex Diésel UBA, propileno, gas LP, azufre, coque, entre otros petrolíferos.

Cuenta con 35 plantas de proceso que conforman dos trenes de producción; una planta de tratamiento de aguas residuales y una de tratamiento de aguas negras, con lo que contribuye a la reducción del consumo de aguas claras.

Esta refinería fue la primera en poner en operación una planta diseñada para reducir el contenido de azufre en las gasolinas de 500 a menos de 30 partes por millón.

Su nombre hace honor al ingeniero químico veracruzano Héctor R. Lara Sosa, quien contribuyó a la edificación de la industria petrolera nacional durante 40 años al servicio de Petróleos Mexicanos.

Entre sus logros más significativos destacan los proyectos de construcción de las refinerías de Tula y Cadereyta, así como las aportaciones que hizo a la creación del Instituto Mexicano del Petróleo.

En la visita de trabajo el presidente convivió con trabajadores, acompañado del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; la secretaria de Energía, Rocío Nahle García, y el director general de Petróleos Mexicanos, Octavio Romero Oropeza.

Asistieron el subsecretario de Hidrocarburos, Miguel Ángel Maciel Torres; el director de Administración, Jenrry Vera Burgos; el director general de Transformación Industrial, Miguel Breceda Lapeyre; el director corporativo de Administración y Servicios, Marcos Manuel Herrería Alamina; el gerente de la refinería, Abner Santamaría Hidalgo; y el coordinador general de Rehabilitaciones del Sistema Nacional de Refinerías, José Manuel Rocha.