Oscar Zepeda, defiende los derechos de la militancia.

Oscar Zepeda Buscará la dirigencia del PRI para representar a la verdadera militancia

• Invita a la unidad para dejar afuera a los recomendados del gobierno municipal.
• Lo único que queda del PRI es su base y su militancia.

San Mateo Atenco, Estado de México. 23 de mayo de 2019.- El Partido Revolucionario Institucional no debe continuar aislado de las verdaderas necesidades de su militancia, tenemos que reconocer que lo único que al PRI le queda para resurgir y fortalecerse, son sus militantes, aseguró, Oscar Zepeda González.

Zepeda González, anunció que participará en el proceso de renovación del comité municipal priísta de San Mateo Atenco, para lograr la independencia de su partido y evitar se sigan dando las viejas prácticas de control, imposición y defensa de grupos minoritarios incrustados en el gobierno local.

El ex regidor del PRI, representa el proyecto de democratización interna y la unidad que encabezan varias corrientes en el Estado de México y trabaja en el Valle de Toluca para impulsar los cambios en los comités municipales para que sean los militantes los que decidan sus nuevas dirigencias y saquen las manos los que representan la necedad y a los grupos de la clase política en la entidad.

Oscar Zepeda González, pidió que retiren las manos quienes empañan al PRI, refiriéndose claramente a la intervención de los alcaldes quienes obligan a los trabajadores de las presidencias municipales a realizar labores en favor del PRI.

Dijo que: ¡ya basta!, con esas prácticas que solo afectan la seriedad de nuestro partido, el trabajo debe ser a través de las organizaciones y de los sectores y de manera voluntaria para que podamos recobrar la participación plena de la militancia.

Se estima que el 98 por ciento de la militancia en San Mateo Atenco busca democratizar internamente al PRI y sabe que el actual gobierno no representa la unidad de los priistas; por eso estamos pidiendo la unidad de los de abajo para darle la fuerza y la independencia que se requiere para recobrar la fuerza y la credibilidad del partido tricolor.

La militancia priísta debe ser escuchada.