¿Qué gobernadores estarían rumbo de terminar en la cárcel en los siguientes meses tras la instauración del morenismo en México? Por lo menos dos, es lo que dicen en la capital del país, sin embargo en Puebla gritan, aquí también estamos, queremos justicia.

Veracruz: El gobernador Miguel Ángel Yunes tiene de inicio un problema que es personal contra el inminente Presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien llamó “loco” y “vividor” en decenas de ocasiones.

Es obligación política y jurídica del fufuro gobernador de la coalición Juntos Haremos Historia, Cuitláhuac García Jiménez, llamarle a cuentas. Morena avasalló al llamado “ChiquiYunes”, en lo que fue un intento descarado y fallido de Yunes para imponer a su vástago.

Hoy dicen deberá enfrentar el mal uso de recursos públicos desde tiempos del ISSSTE. Un acto de justicia demandan los veracruzanos.

Morelos: Graco Ramírez ex PST, PMS y hoy PRD fue derrotado por un rival a quien quiso por todas las vías meter a la cárcel. Me refiero al ídolo nacional del fut bol mexicano, el ex alcalde de Cuernavaca Cuauhtémoc Blanco, quien ahora como gobernador bien que podría pasarle la factura.

Graco uso todo la fuerza del Estado para denostar al futbolista y ahora Cuauhtémoc está en todo su derecho en agarrarlo a patadas judiciales. Los casos de Graco y Yunes, por citar este primer paquete, fueron abiertamente solapados por el gobierno de Enrique Peña Nieto y hoy la demanda no es de venganza, pero si de objetividad legal.

Puebla. Veamos luego el tercer caso donde Rafael Moreno Valle y aliados hacen todo lo posible por desviar la atención sobre el fraude de la elección donde impuso a su esposa a través de la coalición Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso Hidalgo.

Un escándalo descomunal que trasciende por encima de voces democráticas en 26 países, así como por Morena quien postuló a Miguel Barbosa quien sostienen, fue el verdadero ganador.

Por eso los analistas sugieren que para su “control de daños”, Moreno Valle promueve una distracción y ataque mayor en contra del empresario Ricardo Henaine -hoy amparado- aliado moral de Miguel Barbosa ex propietario de equipo Puebla, contra quien promovió sin pruebas una orden de aprehensión dictada por un juez federal.

El ex gobernador (de origen priísta) influyente en el régimen priísta promueve, lincha en medios nacionales y rescata una vieja demanda en la que se sostiene que el victimizado declaró ante el Servicio de Administración Tributaria que no había tenido ingresos gravables, sin embargo, la autoridad fiscal como la Procuraduría General de la República determinaron que tuvo entradas por esos conceptos en el 2012, un tema muy conveniente para la distracción social.

El asunto es que Morena estará en la Presidencia y que Moreno, el ex secretario de Finanzas de tiempos de Mario Marín el “gober precioso”, tendrá un giro de 180 grados. Los que hoy cuidan al ex gobernador cambiarán de parecer el 1 de diciembre.

Al tiempo…

18 pendientes…

Correo: jeleazarmedia@gmail.com Twitter.- @eldebateequis