José Ángel Solorio Martínez

Eugenio Hernández Flores, todavía tiene un santuario del mal en Tamaulipas. Ahí moran, y cobran, sus más conspicuos representantes. Ahí lucran, una buena parte de socios y cómplices que lo llevaron a convertirse en uno de los hombres más ricos de la región. Ahí, coexiste una banda delictiva organizada que insiste en lucrar con el tesoro público de los victorenses.
Es ni más ni menos, que la alcaldía de la capital de Tamaulipas.
Oscar Almaraz Smer –presidente municipal victorense-, capitanea la intacta banda residual que el tristemente famoso Geño dejó sembrada en la comarca. Responsable del enigmático destino de más de 250 mil millones de pesos –presupuesto que manejó en los seis años de gobierno de Hernández Flores-, de modesto tortero –vendía tortas y hamburguesas- pasó a ser uno de los nuevos ricos más solventes del centro del estado en sólo seis años de ejercicio burocrático.
En corrillos, se maneja que propiedades y dinero mal habidos del hoy alcalde capitalino, podrían fluctuar entre los 7 y los 10 mil millones de pesos.
(Sus más cercanos colaboradores, se preguntan a qué va Almaraz, cada semana a San Luis Potosí, donde se entrevista obligadamente con César García Coronado).
José Manuel Flores –ex jefe de Prensa de la administración geñista- es otro destacado miembro de la gavilla que dirige Almaraz. Socio de Geño en negocios con medios fantasmas que facturaron centenares de millones de pesos, hoy sigue disfrutando de los beneficios del presupuesto.
Esos trafiques de José Manuel, están sobradamente documentados por quienes recibieron la Dirección de Prensa en los días de la transición gubernamental.
Varios familiares de García Coronado –delegado de la SCT en SLP, e íntimo de Geño-, pretenden sobrevivir a la hecatombe del geñismo bajo la protección del alcalde Amaraz Smer.
De la misma manera, el ex funcionario de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Fernando Arizpe García, -padrino de Eugenio- se enquistó como regidor en el Cabildo capitalino para resguardar los intereses del ex gobernador. (Sobre todo, en la construcción de fraccionamientos y en la orientación del crecimiento urbano de la ciudad).
Cobran como asesores del alcalde, otros geñistas como Ricardo Gamundi, Héctor Villegas Gamundi, Manuel Muñoz Cano, Lucino Cervantes, y otros.
Sus emolumentos, fluctúan entre los 50 y los 100 mil pesos mensuales.
En unas semanas, se sabrá, si esta ganga –como dicen los pochos a las pandillas- supera con bien –o con mal- el yunque que llevan atado al cuello: el proceso penal de Hernández Flores…
…que amaga con arrastrarlos al fondo de la letrina.