Con una elección severamente cuestionada por la opinión pública por la presunta compra del voto y la utilización de Recursos Públicos del Ayuntamiento, además de la participación de servidores públicos como operadores en favor del PRI en la elección municipal, el gobierno de San Mateo Atenco de donde todavía es presidente municipal Julio César Serrano González, enfrenta una acusación de fraude electoral y está impugnada la elección ante los tribunales electorales del Estado de México.

La administración de Serrano González, está inmersa en una serie de denuncias públicas de ciudadanos que han visto afectados sus intereses y los de sus familias ante la aplicación de acciones que a todas luces son producto de prácticas corruptas solapadas y toleradas por un gobierno emanado del PRI, donde se quiere seguir hostigando y presionando a un pueblo que no está de acuerdo con un alcalde al que tildan de irresponsable y de corrupto.

Ya basta de engaños, le dicen los ciudadanos al presidente municipal Julio César Serrano quien evita enfrentar las fallas de una administración que no cumple de manera cabal con la prestación de servicios públicos, donde no se trabaja con transparencia y en donde la nómina oficial está plagada de familiares, amigos y de personas de diversas asociaciones civiles que cobran sin devengar sus salarios.

San Mateo Atenco, decidió en las urnas por un cambio, pero las marrullerías de César Serrano se quieren imponer con un cuestionado y desaseado trabajo donde acusan a la Junta Municipal Electoral número 77 encabezada por Martha Segura Ramírez y el secretario, Jesús Escutia García, a quienes se les apunta públicamente de formar parte de la pandilla que orquestó el fraude electoral del pasado 1 de julio.

El Presidente Municipal no tolera las críticas, ni le gusta que el pueblo le diga que su administración tiene fallas y no está cumpliendo, huye y les saca la vuelta a los ciudadanos, no respeta los derechos humanos. Le gusta que su séquito de ayudantes, le hablen bonito al oído mientras que en San Mateo Atenco se vive un fuerte rezago social producto de la corrupción de un gobierno insensible.

Y como diría el Filósofo de Güemes.

La confianza dura ……hasta que se acaba.

Hasta aquí y hasta la próxima.