Hoy en día la principal excusa para no hacer ejercicio es la falta de tiempo. “Todo el mundo está ocupadísimo”. Entre el trabajo, la escuela y otros compromisos es común que la gente no encuentre tiempo para hacer ejercicio. Sin embargo, les aseguro que que a pesar de lo ocupados que se encuentren, alguien más ocupado que ustedes sí hace ejercicio todos los días. Si le echan ganas verán que si pueden encontrar tiempo dentro de sus rutinas diarias para hacer ejercicio y ser personas más saludables. Recuerden que hacer ejercicio no significa pagar una membresía carísima en un gimnasio y pasar ahí 2 horas al día. El ejercicio debe ser práctico, adecuado a las necesidades y estilos de vida de cada quien.
Les comparto algunos tips para que puedan lograr que el ejercicio forme parte de su rutina diaria.

1. Despiértate más temprano.
Párate 30 minutos más temprano y aprovecha ese tiempo para hacer ejercicio. Puede ser en tu casa, en un parque o gimnasio que te quede cerca.
Hacer ejercicio en la mañana aporta muchos beneficios a la salud y te llena de energía para empezar bien el día y de buen humor. Otra razón por la cual hacer ejercicio en la mañana es buenísimo, es que literalmente lo tachas de tu agenda y ya tienes la tarde libre para hacer otra cosa. Muchas veces las personas dejan el ejercicio para la tarde o noche pero les salen planes, pendientes o reuniones en ese horario por lo que terminan no haciendo ejercicio.
2. Bájale a las redes sociales y a la tele.
¿Te has dado cuenta de cuánto tiempo perdemos en facebook, instagram, viendo series o videos en la computadora? Más de 30 minutos al día seguro. Si le bajas a las redes sociales y a la tele seguro encontrarás más tiempo en tu agenda para hacer algo de ejercicio.
3. Mete más actividad física dentro de tus actividades cotidianas.
Si vives cerca de tu trabajo… vete en bici, si usas transporte público… intenta caminar un poco más entre paradas de camiones, si usas el metro… te recomiendo utilizar las escaleras normales en lugar de las eléctricas, y si eres de los que de plano no tienen de otra más que usar coche, intenta caminar un poco más a lugares que te queden cerca. Ir caminando a la tienda, al súper o a la papelería en lugar de manejar a todos lados.
4. Haz que el ejercicio sea parte de tu rutina cotidiana.
Tal como lavarte los dientes es parte de tu rutina cotidiana, intenta que el ejercicio lo sea también.
Agenda tu sesión de ejercicio una noche antes para que sepas exactamente en qué momento del día y dónde lo vas a realizar. De esta forma poco a poco el ejercicio será parte de tu rutina y nunca dejarás de hacerlo.
5. Organiza planes diferentes que incluyan algo de ejercicio.
Muchos grupos de amigos acostumbran juntarse a comer, cenar, tomar o ver tele… ¡Cambia esto! Invítalos a planes diferentes como, subir al volcan (o alguna otra área natural montañosa), andar en bici en Reforma los domingos, inscribirse a algún torneo de fútbol o bien asistir a alguna alberca en un club que les quede cerca. De esta forma se divertirán mucho y serán más saludables.



Facebook: Nutrióloga Jessica López

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here