En una de las pasadas entradas se citaba a la educación como uno de los factores a tener en cuenta a la hora de analizar los aspectos influyentes en la productividad de un país. Tanta importancia tiene la educación, que la OECD desarrolla desde el año 2000 y con una periodicidad trianual el conocido como el informe PISA (Programme for International Student Assessment). En este informe se analiza el desempeño de los alumnos de 15 años en tres áreas muy concretas: matemática, ciencias y comprensión lectora.
Históricamente los resultados de México han estado siempre por debajo de la media de los países de la OECD y en el último estudio desarrollado en el año 2015, no ha sido una excepción. La muestra realizada sobre un total de 7.658 alumnos, sobre un total de 540.000 que componían el tamaño de la muestra, arroja resultados muy por debajo de la media de los países miembros.
Según las cifras a las que se ha tenido acceso, el estado mexicano invierte en formación cerca de 28.000 USD por alumno durante el período comprendido entre los 6 y los 15 años. Esta cifra dista mucho de los 74.000 dólares invertidos por alumno en España, una cantidad que es ligeramente superior a la media de los países de OECD, la cual se sitúa entorno a los 69.000 USD.
Si bien es cierto que el mayor gasto en educación redunda en una mejora económica y social a largo plazo, es cierto que no implica una mejora en los resultados en lo que al informe PISA se refiere, puesto que países con un presupuesto dedicado a la educación inferior a la media de la OECD han obtenido mejores resultados globales en dicho estudio. Esto se debe al uso del propio presupuesto, al número de aulas disponibles, las instalaciones de las mismas, etc. Pero también existen otros factores que sí parecen relevantes a la hora de la mejora y aprovechamiento de las competencias por parte de los jóvenes, como son el número de alumnos por aula y el número de alumnos por profesor. Estos dos ratios, junto con los mencionados previamente, sí generan una clara diferencia entre los resultados obtenidos.
Por tanto, sí es necesario un incremento radical en el presupuesto por estudiante pero también un uso racional del mismo para una maximización en su aprovechamiento.
#Para más información sobre este tema pueden visitar mi blog
www.elcafedelas830.blogspot.mx