Tony Mendizabal (Twitter @tony_mendizabal)

“Tú, mi eternamente tú” … la misma campaña, las mismas promesas y el mismo resultado… alrededor de dos millones 48 mil electores decidieron el futuro del Estado de México, el PRI.

La alternancia: MORENA tuvo alrededor de un millón 800 mil votos, el PRD consiguió aproximadamente un millón 87 mil votos y el PAN, digamos que afortunadamente sigue teniendo “salud”. A decir verdad, existen dos millones que aparentemente están convencidos (sin evidenciar cuáles son sus motivos) de que el gobierno actual debe continuar; sin embargo, el otro 70 % de los que no lo hicieron, buscan la alternancia.

¿Qué falto? Desde mi perspectiva, la alternancia mexicana difiere mucho de ser una alternativa. Actualmente, las diferentes opciones muestran las mismas tendencias, los mismos argumentos y la misma fórmula usando diferentes discursos que, finalmente, buscan dejar el mensaje de que habrá un CAMBIO. Y si usted querido lector, está a punto de debatir sobre esto, consideró haga una revisión de los actuales gobiernos que NO SON EL PRI y que su primer pensamiento sea que “no son tan malos.”

Cuenta la leyenda, que todos tienen cola que les pisen desde las declaraciones de 3 de 3 del vividor hasta las casas de color blanco ¡TODOS! incluso se acusan entre ellos, sino sólo falta fletarse el video de “la candidata” hablando de su presidente, y no me refiero a Felipe. Ahora, nos resta disfrutar, esta novela conocida como “Crónica de una impugnación anunciada”. Una impugnación basada en “corrupción”, ya sea porque no contaron los votos, porque hubo violación de las casillas, porque alguien dio más tarjetas de regalo o el famoso frijol con gorgojo que, quedarán en el registro pero que tendrá el mismo final (como diría un muy buen amigo “Screenshot”) el próximo 16 de agosto.

2018, sólo puede resumirse en un solo argumento: “tengo miedo… qué bueno que están todos los medios de comunicación… porque tengo miedo”

AM