Por estos días México es el escenario de una etapa más de circo, maromas, montajes y hasta exhibición de lo que algunos dicen, es una piltrafa humana, disfrazada de director técnico en el futbol mexicano.

Una farsa deportiva de quien, igual es víctima de los medios de comunicación y de una comunidad de bajo perfil intelectual que piensan, que ganan, cuando su selección o equipo de su preferencia mete gol.

Esa es otra historia, lo cierto es que culpa tienen, el sistema educativo nacional, la irresponsabilidad de los gobiernos federales que nos han antecedido y el voraz mercantilismo.

Y es que si usted revisa la biografía de Diego Armando Maradona Franco, pensarán con lástima, que en su condición de origen pobre, debe tener el perdón de toda sociedad mundial, pero no.

La lista de adiciones y desatinos en su vida personal no deben ser ejemplo, del deportista que deben seguir los niños y jóvenes del planeta y sin embargo, ahí lo tienen convertido en un payaso entrenador de los Dorados de Sinaloa en la división de Ascenso de México.

Sucede, porque a las secretarías de Educación Pública, Gobernación, Procuraduría, medios “especializados” en el deporte, le ven como el changuito al que hay que sacarle jugo. Terrible, pero cierto.

Problema grave pues los adolescentes de este país al verle como antihéroe le imitan, pues en su ruta está el dinero fácil y todo lo que va en el paquete. Mujeres, viajes, drogas, autos de lujo y el suicidio lento que vemos tienen personalidades que viven secuestrados en su propia depresión. Pero dejemos a Maradona en paz, que algunos mueren comiendo pasteles (ups).

Ser pobre o nacer pobre tienen sus desventajas, como la ausencia de ejemplos te ayuden a administrar mejor, la abundancia que la lotería de la vida te ofrece.

Apenas en la semana anterior hablamos de Cuauhtémoc Blanco, cuya ruta de disipación parece haber tenido freno, cuando decidió participar del deporte extremo, entre los deportes extremos.

La política, para el ex futbolista le ha dado una madera que no le conocíamos; por cierto, apenas hace unos días nos regaló un gol de verdadero lujo. A sus 45 años dio cátedra de serenidad, pues en su condición de gobernador electo de Morelos, picó un balón y anotó el tercer tanto con el que el América venció 3-1 al Cruz Azul.

En el comparativo, Blanco es ejemplo nacional; fue alcalde de Cuernavaca, ha confrontado a tiburones de la política y les ha ganado (Graco Ramírez gobernador saliente mordió el polvo). La más reciente “madrina” se la propinó a la dirigente nacional de Morena Yeidckol Polevnsky.

Y como hemos advertido, muchos le ven ya como posible contendiente a la presidencia de México en 2024. Por eso en resumen debemos decir, que hay de futbolistas a futbolistas.

Y Blanco, a punta de barrio, a sobrevivido a sus propios demonios. Por cierto recibí de lilibrillantioficial@gmail.com el siguiente mensaje que por respeto y obligación compartimos.

“Estimado Eleazar. Leí tu columna y es muy buena. Tengo que decirte que eres uno más de los que se equivoca. Yo no fuí novia del Señor Cuauhtémoc Blanco. Soy amiga de él y de su respetable familia. Gracias”.

Saludos y continuamos…

18 pendientes…

Correo: jeleazarmedia@gmail.com Twitter.- @eldebateequis