Polvorín

José Ángel Solorio Martínez

Ángel sobrevivió a una espeluznante balacera en Ciudad Victoria, Tamaulipas. Recibió el impacto de un fragmento de bala en el rostro que –quien sabe cómo demonios- le entró sobre la ceja derecha, la atravesó y siguió su demoniaco paso cruzando la mejilla del mismo lado. Luego, continuó desgarrando el labio hasta que fue expulsada por la dureza de los dientes y la encía.
Sangrante, conmocionado, todavía alcanzó a llegar al coche –junto a su hermana Lena (también herida) que llevaba a su hijo de 5 años sangrante con la espalda casi destrozada por la bala de una AK47- conducir y llevar a su sobrino al Hospital Infantil.
Dejaron al niño en el nosocomio, y se marcharon al IMSS para atenderse sus lesiones.
Su madre, estaba con el rozón de un proyectil en su hombro derecho, en el Hospital General.
La abuela de Ángel murió en el evento.
Ángel se recuperó de las laceraciones físicas.
Estoy seguro, que ese recuerdo lo acompañará toda su vida. Y cómo no: ir por la vida, con dos fechas de nacimiento, es necesaria y felizmente memorable; para él y para los suyos.
Por esas circunstancias de la vida, hace meses se fue a la ciudad de México. Su ambición es ingresar a una Maestría en Economía en la UNAM. Está fascinado y disfrutando la CDMX.
Se ha convertido en un enajenado jugador de ajedrez –“Aquí hay de a madre clubes de ajedrez…”.
El sismo del 19S, lo atrapó en su departamento.
Dice que salió en chinga, corriendo.
-El edificio aguantó, pero se sintió bien gacho.-.
Comenta que lo que más le impresionó fue el miedo de la gente que se apiñó en la calle.
-Dos chavitas se me abrazaron, y me dijeron temblando: “Tenemos miedo…”-
Narró: “No supe qué hacer…”
Ahorita, anda sumado a los trabajos de rescate y solidaridad.
No es una exageración, comentar, que ese muchacho tiene ya en mano su tercera acta de nacimiento…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here