Polvorín

José Ángel Solorio Martínez

Magdalena Peraza, alcaldesa de Tampico, ya prepara su enésima traición. A cambio de sepultar sus anhelos reeleccionistas, pide la Secretaría de Educación para ella y para sus más íntimas amigas. Fuentes muy cercanas a la administración estatal de Tamaulipas, dieron a conocer que la priista ante los embates de sus opositores y su debilidad para enfrentar a un panismo en ascenso en la ciudad, filtró la negociación y su petición central.
Otro elemento que está orillando a pedir paz a la jefa edilicia, es el estropicio dejado en su cuenta pública.
La solicitud de la profesora Peraza Guerra, se evalúa en el cuarto de guerra del panismo tamaulipeco.
Con ello, deja colgados de la brocha a todos sus aliados priistas.
De esa manera, tendría el paso libre Germán Pacheco –o cualquier otro candidato del PAN- quien hace un año fue victimado por la hoy alcaldesa en una cerrada competencia.
El CDE que preside Sergio Guajardo Maldonado, ya la tenía palomeada para ser la abanderada del tricolor. Con todo y los problemas que acarrea la profesora, resolvía un serio problema para el priismo regional: el financiamiento.
(Esta postura de la presidenta, socavaría las posibilidades del candidato del PRI a la Senaduría, toda vez que el tricolor con ese retiro de la estructura municipal tricolor, podría perder entre 20 y 25 mil votos. Muy útiles para un priismo en franca declinación en Tamaulipas).
La petición de Peraza Guerra a la administración estatal se genera en el escenario que ha debilitado al Secretario de Educación tamaulipeco, Héctor Escobar, que fue puesto en la picota por su colaborador el cubano Herminio Pimienta quien despotricó contra las políticas educativas y administrativas del gobernador del estado.
Sería la tercera ocasión que la concupiscente Magdalena, apuñala por la espalda al PRI. La primera fue cuando abandonó a ese partido y se echó en brazos del PAN, para ganar la alcaldía. La segunda, cuando regresó con el PRI y su aliados para derrotar al PAN.
La felonía de Peraza Guerra, es conocida en el PRI.
E igual: la perfidia de la profesora, es sabida en el PAN.
Esta vez, a nadie sorprenderá.
Ni al PRI, ni al PAN.
La naturaleza de la alcaldesa, le seguirá aflorando.
Bajo esa premisa, esos partidos se sentirán utilizados…
…pero no engañados.
¿Logrará Magda, dar el golpe bajo al Secretario Escobar?..
¿Realmente el cubano Pimienta, con sus exabruptos debilitó a su jefe Escobar?..
Lo que se maneja en radio pasillo, es que la estrategia de la alcaldesa Magdalena, está siendo vetada por los grupos panistas de mayor potencia. Se le ve como una política aviesa que ha hecho de la traición y la alevosía, sus herramientas favoritas para trepar en la red de poder regional.
El líder del CDE del PRI en Tamaulipas, Sergio Guajardo, -como las víctimas del Sancho-, será el último en enterarse…