Inició el relanzamiento de la campaña de Eduardo Gattas. Ante la caída estrepitosa en las preferencias electorales del priista Oscar Almaraz Smer –su vinculación a Eugenio Hernández Flores en varios delitos, lo persigue y le ha impactado negativamente en su proyecto- y las dificultades para crecer significativamente del candidato panista Xico González-, MORENA decidió ir con todo por la alcaldía de ciudad Victoria, Tamaulipas.
La incorporación del ex funcionario federal panista, Oscar Javier Torre Gómez a la planilla como suplente de Gattas y como enviado de Andrés Manuel López Obrador para la capital, parece ser la oxigenación para MORENA. Este cuadro recién incorporado, aporta interlocución con uno de los sectores más distantes de la campaña del lopezobradorista en el centro del estado: los empresarios, medianos y grandes.
Torre Gómez, fue candidato del PAN por ciudad Victoria obteniendo una votación aceptable. También, ha desplegado actividades en la Iniciativa Privada.
Ha sido servidor público en el estado de Nuevo León, en donde se desempeñó como Secretario de Desarrollo Social 2002-2003.
La campaña de Eduardo ha sido ampliamente exitosa en la periferia de la ciudad. En la zona centro de la ciudad, ha mostrado su avance. Con la suma de Torre Gómez, la campaña de MORENA podía ampliarse a los sectores medio y alto de la capital.
No sólo viene con la venia de AMLO. Trae un equipo de colaboradores, para apuntalar con mayor potencia los esfuerzos de Gattas en las áreas de organización y de Prensa.
El priista Almaraz Smer, en la última semana enfrentó uno de los peores momentos de su campaña: más de 50 colonias que carecen de agua, se le lanzaron al cuello. Esos conglomerados, no han podido ser visitados por él.
Lo que antes era amor, ahora es rencor y repudio.
Y aún más: lo esperan con pancartas de protesta, por tenerlos en situación de pobreza extrema.
Xico ha logrado un sustancial despegue. Le disputa a Gattas, el voto que se le está escurriendo al alcalde con licencia, Almaraz Smer. En estos momentos, la pugna es de tres. Con un sensible estancamiento del priismo victorense, que teme en cualquier momentos la PGR venga por su candidato y deje acéfala para los institucionales la pelea por la capital tamaulipeca.
Los reclamos de los colonos victorenses, son asunto menor para Oscar Almaraz.
Lo angustiante, -para él y sus socios- es la lupa de la PGR sobre sus huellas…