El próximo 2 de junio en cinco entidades los ciudadanos elegirán 142 cargos de elección popular, los estados en mención son Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas.

Para los gobernadores de dichas entidades puede ser que les interese ganar todos los cargos en disputa, sin embargo, en los casos de Quintana Roo, Tamaulipas y Baja California saben bien que el objetivo central consiste en ganar la mayoría de escaños en sus congresos, pues con ello, no solamente evitarán auditorías, sino también, les serán aprobadas sus cuentas públicas de manera automática y, así, podrán operar políticamente durante sus próximos tres años de gestión.

La característica que hermana a las tres entidades citadas consiste en que sus gobernadores son de filiación panista, quienes llevan por consigna, evitar que MORENA les “arrebate” el poder legislativo.

Si consultamos en el portal del INE la cantidad de votos que obtuvo el Presidente Andrés Manuel López Obrador en Quintana Roo, Tamaulipas y Baja California en la reciente elección, observaremos que en los tres estados superó el 50% de la votación total emitida, logro no alcanzado por algún candidato presidencial desde que Miguel de la Madrid Hurtado ganó la elección de 1982.

Sabemos que cada elección tiene características propias y, aunque por lógica los resultados electorales no siempre se repiten, lo cierto es que MORENA cuenta con un factor que le favorece, el cual, consiste en el hartazgo ciudadano con los titulares del poder ejecutivo local, pues son precisamente ellos, quienes por más de dos años han estado a cargo de sus administraciones públicas, pero para su desgracia los resultados son poco halagadores.

Por lo pronto estos gobernadores alistan su grito de guerra para conquistar sus poderes legislativos, ninguno de los tres querrá que el órgano fiscalizador caiga en manos del adversario y, mucho menos, tratándose del partido que busca erradicar la corrupción de la vida pública -MORENA-, en este sentido, el temor persiste en ellos, pues los quintanarroenses, tamaulipecos y bajacalifornianos ya les dieron un voto de castigo en la pasada contienda.

Twitter: @carloskgv