Los tiempos cambiaron, la nueva época ya es presente, ante los cambios en el nuevo orden mundial, ese que modifica toda política nacional y por ende la local, en México se han generado una serie de movimientos que pocos políticos alcanzan a distinguir, por eso, quienes hoy nos dirigen no terminan por encontrar la fórmula para el desarrollo económico, la seguridad pública y seguridad nacional.

La sociedad quiere respuestas del estado que generen riqueza, equilibrio económico y social, pero sobre todo paz y seguridad, así mismo; lo anterior genera serias amenazas que afectan constantemente al ciudadano, prueba de ello es el desempleo y los altos índices delictivos que azotan a la nación, mientras que el factor detonante es la fusión de los políticos con las mafias del crimen organizado.

Como señalaba Gramsci en Los Cuadernos de la Cárcel “una verdadera crisis histórica ocurre cuando hay algo que está muriendo pero no termina de morir y al mismo tiempo hay algo que está naciendo pero tampoco termina de nacer”, en este sentido, el histórico régimen mexicano de corrupción que no priva a un solo partido sino a varios parece no concluir y el nuevo régimen nace y no nace a la vez, para ello, recordemos como se nos vendió la idea en la década de los noventa sobre el “relevo generacional partidista” un concepto vigente hasta fechas recientes, pero ¿cuál fue el resultado? pues que más de cinco ex gobernantes de esa nueva generación actualmente sean buscados por la justicia mexicana y estadounidense por narcotráfico y lavado de dinero, dando como resultado el derrumbe de la tesis de que esa juventud partidista era la panacea.

Hoy los partidos ya no son garantía de triunfo, menos el apoyo de sus estructuras, pues muchos de sus integrantes se comportan como sicarios de la política respondiendo al mejor postor; finalmente la nueva era política requiere de candidatos y gobernantes con solvencia moral, valores humanos sólidos y tolerancia a las distintas ideologías políticas, se debe construir una ideología sustentada en el trabajo en equipo y enfocada en devolverle el pan a las mesas de las familias mexicanas, esas que al día de hoy lo han perdido por falta de dinero, al mismo tiempo, debe construir una alianza industrial y empresarial encaminada a la generación de riqueza a través del empleo para finalmente poner orden a la delincuencia que tiene secuestrada la paz del país.

Siempre habrá una figura con éstas características, lo que hace falta es posicionarla y agruparnos a ellas para dar el golpe de timón que México necesita.

Facebook: carlosgarciacgv