EL “OTRO” CUAHTÉMOC DÍAZ MARTÍNEZ, Era el “abridor” de puertas, desconocido.

65
René Martínez Dávila.

CD, VICTORIA, Tamaulipas, sin fecha.- Cuando vine a esta tierra, en el gobierno del ingeniero Américo Villarreal Guerra, invitado por Manuel Montiel,  en la campaña y después en PRENSA del Estado, conocí a Lupe Díaz, como casi familiarmente era conocido, DON GUADALUPE DÍAZ, en todo el estado, líder de esa gran familia de periodistas.

La prensa tamaulipeca, estaba integrada por jefes familiares que sobresalían en la República y en los que se distinguían diversos apellidos, que me disculpo por las involuntarias omisiones, porque los años y la distancia, como se sabe no perdonan, así se mencionaban, a los De Andar, a los Flamarique, a Bueno, a Lozano, a Mohamed, a Espinosa, a Montiel  a Carretero, a Díaz de la Garza y a tantos otros que han sido ejemplares a nivel nacional, y a Lupe Díaz, por supuesto.

Las mujeres, en ningún caso fueron ajenas a ese estatus familiar valiente, generoso, respetable y respetado invariablemente y que hoy me inducen a estos recuerdos, porque LA FAMILIA DÍAZ MARTÍNEZ, está adolorida y triste, como todos nosotros, porque “EL GRAFICO” DE VICTORIA nos informa que CUAUHTÉMOC DÍAZ MARTÍNEZ, no volverá a escribir jamás porque, “TEMO”, ha muerto.

Vaya para la familia, nuestra solidaridad fraterna, como era nuestro generoso amigo este comentario diferente y que pretende dar a conocer parte de la escondida y generosa personalidad de “ABRIDOR” que tenía, “TEMO DÍAZ”.

Como les decía inicialmente, Él tenía esa cualidad desinteresada, de poder abrir puertas que la discreción de “Temo”, no permitía que se supiera veces ni siquiera por quienes resultaban beneficiados por esas intervenciones.

La primera vez que hablamos, Él para solicitarme una autorización a favor de un colaborador que le había entregado un reportaje de buena calidad y que merecía un apoyo, en reconocimiento de su esfuerzo denotaba el interés para ser integrado al personal de su periódico y que lo merecía.

Accedí a su petición de inmediato y le pedí que me lo presentara para conocerlo, al tiempo que le solicité la correspondiente factura para darle el trámite y la autorización de mi jefe el señor Montiel, era yo encargado de esos asuntos en el área de publicidad de prensa del gobierno del Estado.

Y me respondió, “pero ese apoyo que le pido es para él”.

Entendí que quería estimular al reportero y que lo merecía, entonces le expliqué que extendiera una factura de su periódico y al salir el pago, se lo entregara a su reportero, a lo que me contestó.

“Será la primera vez, porque no lo he hecho antes, además Usted ni me conoce y francamente me da pena, que vaya a llegar hasta el Director, ésta petición, porque es un asunto policíaco”.

“Le respondí, mira le dejo el trámite a mi asistente Lupita y ella te hablará para que vengas a cobrar”.

“Bueno, mañana vengo con Lupita”,  y se retiró.

Enseguida me informó Lupita, “eso que dijo “Temo” es cierto, Él no cobra, Él gana de la venta de periódico, aquí nunca ha facturado”.

“Bueno, siempre hay una primera vez, atiéndalo y atiéndalo bien, Él es el más leído de  los “policiacos” y me informa, para tramitar rápido el pago”.

“Tramite esto igual que en otros casos”, dije finalmente.

El trámite tardó menos de una semana y pedí a Lupita que le avisara a “Temo”, para que cobrara.

Varias vece me buscó “Temo” por teléfono, en la siguiente semana, se presentó en mi oficina y me dijo “Oiga yo creo que hubo un error”, lo interrumpí y le dije, “No hay error, se tramitó igual que otros casos” a lo que respondió, “Lo invito a comer”, acepté, pero de una vez invite a su reportero, porque, me interesa conocerlo”.

Fuimos comer y de allí, nació una buena amistad que duró más de 40 años, hasta su deceso, el cual, lamento mucho”,

Desde aquellos años, me pude enterar de muchos hechos de su vida, alegre, consumado deportista, generoso y valiente rescatista, temido, muy temido periodista, con muchos amigos, por cierto, muchos fueron principalmente, policías y bandidos.

¿Por qué “EL ABRIDOR”?.

Porque sin que se lo pidieran, abrió muchas puertas, eran generalmente, hacia la libertad y la justicia.

Es una gran pérdida para el periodismo de Tamaulipas, a donde llegue ya lo están esperando Mary Díaz y DON GUADALUPE.

DESCANSA EN PAZ CUAUHTÉMOC.A la familia, resignación y sinceras condolencias.