Policía Federal, cortina de humo…

168
Luis Torre Aliyán

Desde mi percepción la jugada maestra de la semana se la llevó López Obrador.

Y es que muchos sostienen que Felipe Calderón fue el gran ganador con el tema de la Policía Federal, que porque contestó muy bien en un video que grabó en contra de las posturas que ha adoptado este gobierno federal en el tema, pero, si ponemos atención, quien realmente ganó fue AMLO y su Ley de Austeridad.

Pues al mismo tiempo que todo el país habla de la Policía Federal y la reaparición de Calderón, se aprobó ya en lo general en el Senado la Ley de Austeridad que propuso el presidente de la república, que prevé una “partida secreta” que se integrará de los ahorros que se obtengan del plan de austeridad que impulsa y, será usada dicha partida discrecionalmente por él mismo.

Soy más claro: El artículo 61 de la Ley de Austeridad avalada establece lo siguiente: “Los ahorros generados como resultado de la aplicación de dichas medidas deberán destinarse en los términos de las disposiciones generales aplicables a los programas del ejecutor del gasto que las genere. 

…Por cuanto hace al Poder Ejecutivo, dichos ahorros se destinarán a los programas previstos en el Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por Decreto determine el titular.”

Está claro que lo que dispone expresamente la parte final del artículo transcrito no necesita interpretación…

Como pueden ver estimados amigos, si AMLO emplazó al debate público con el tema de la Policía Federal, señalando que se “echó a perder” la corporación por su irresponsabilidad y corruptelas, es porque sabía que habría reacciones del calderonismo y compañía y que el tema de la partida secreta -y su uso discrecional por parte del presidente- pasaría a segundo término, cuando, desde luego que no debería ser así.

A ver, se estima que los ahorros que genere el plan de austeridadrondarán en los 90 mil millones de pesos;sí, leyó bien estimado lector: noventa mil millones de pesos que, como dije, de acuerdo al artículo 61 de la Ley de Austeridad, el presidente podrá disponer de ellos literalmente para lo que le plazca, vía Decreto.¡Increíble! 

Entonces, sigamos hablando de si los policías federales son fifís o no, o si le asiste o no le asiste la razón al expresidente Calderón,mientras tanto en su oportunidad, el presidente de la república con el fruto de los ahorros de su austeridad tendrá en sus manos una fortuna que podrá utilizar como él guste.

Afortunadamente, estimo, hay reacciones de la oposición: la Senadora Cecilia Márquez señaló que el uso de ese recurso discrecionallo empleará el presidente “como dádiva, a cambio de votos”y, el Senador García Cabeza de Vaca sostuvo que el proceso legislativo de dicha Ley de Austeridad estuvo plagado de irregularidades, que no se tenía dictamen y que “de la nada” se emitió.

En fin, se impuso en la semanael tema de la Policía Federal, se “ganchó” Calderón y aunque para muchos es él el gran ganador,por lo aquí expuesto, para mi el claro vencedor fue el presidente de la república… 

Noventa mil millones como “partida secreta”, mandemos al “diablo” a la Policía Federal. Vaya cortina de humo…