• Si queremos reducir al máximo el riesgo de contagio por Coronavirus, como población tenemos que separar todos estos pañuelos, servilletas, las toallitas con las que nos limpiamos las manos y las superficies 

Ante la emergencia sanitaria por el COVID-19, la Asociación Nacional de Industrias del Plástico, hace un llamado a las autoridades y medios de comunicación para que informen a la población sobre la correcta disposición de residuos; medida que resulta vital para evitar la propagación del virus y la disminución de contagios. 

Al respecto, el Dr. Carlos Álvarez Flores, especialista en Gestión de Residuos y Cambio Climático, desatacó la importancia del manejo que debe de tener el  material desechable como pañuelos, cubrebocas y cualquier otro residuo similar en una bolsa plástica, en vez de depositarla en los contenedores de residuos orgánicos, inorgánicos reciclables o su abandono en el entorno.

Si queremos reducir al máximo el riesgo de contagio por Coronavirus, como población tenemos que separar todos estos pañuelos, servilletas, las toallitas con las que nos limpiamos las manos y las superficies, si queremos tener un control sanitario eficiente, pues tenemos que separarlos de todos los demás residuos, precisamente en bolsas y rotularlas con una leyenda que indique que se contiene residuos infecciosos. Necesitamos una campaña de información que no ha hecho el gobierno y que esperemos que lo haga pronto, pues es una situación muy grave”, señaló Ávarez Flores.

El también consultor ambiental resaltó la utilidad del plástico, citando como ejemplo la necesidad y practicidad de éste ante la emergencia sanitaria mundial que vivimos; refirió que el problema no está en el material en sí, sino en no saberlos acopiar, separar, reciclar, reusar o valorizarlos energéticamente.

Los plásticos siempre han sido de gran ayuda, hoy, al haber desechables, éstos evitan que sean reusados, los usamos una vez y después los podemos desechar y separarlos adecuadamente en este caso, en esta emergencia, hoy más que nunca estos plásticos demuestran que evitan el contagio; osea, estamos usándolos nuevos, todos ellos desechándolos para evitar el contagio, no es lo mismo un utensilio de acero que tenemos que lavar y corremos el riesgo de que ahí sigan virus y bacterias que nos están afectando, entonces hoy más que nunca se debe reconocer la gran ayuda desde el punto de vista sanitario”, comentó el especialista.

Por último, alertó también sobre el uso de las bolsas mal llamadas “ecológicas” que se venden en los súper mercados y tiendas de autoservicio, pues consideró que pueden ser una fuente de infección.

“Debemos tener mucho cuidado, porque efectivamente, nosotros ponemos ahí todo lo que compramos y, por supuesto que tienen micro organismos y esos se quedan ahí. Lo que tendríamos que hacer y tampoco se ha hecho ni nos lo han dicho es lavar frecuentemente la bolsa. Pero se tiene que ser cada vez que la uso, osea no lavarla cada mes. En ese caso si yo voy a usar esta nueva bolsa y la uso entonces tengo lavarla inmediatamente, lo que genera un impacto tremendo en agua y en recursos naturales”, finalizó.

Cabe señalar que según datos del INEGI, en México se recolectan diariamente 86 mil 343 toneladas de basura, es decir, 770 gramos por persona, sólo se separa diariamente 11% de la basura recolectada; 46 de cada 100 hogares realizan esta labor. El 97% de las familias mexicanas utilizaban las bolsas de polietileno que se otorgaban en tiendas de autoservicio para la disposición de residuos.