Campaña de SENASICA para evitar problemas sanitarios.

Ciudad de México, 09 de diciembre de 2018.- El SENASICA, organismo de la SADER, inicia campaña informativa para evitar introducir pavos crudos, productos de cerdo y otros alimentos de origen animal, vegetal, acuícola y pesquero que puedan representar un riesgo sanitario.

Con el propósito de agilizar el ingreso de visitantes a México y proteger el patrimonio agroalimentario, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) activa una campaña informativa para evitar que quienes ingresen al país introduzcan productos de origen animal, vegetal, acuícola y pesquero que puedan representar un riesgo sanitario.

Ante la cercanía del periodo vacacional decembrino, el organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) reforzó los sistemas de inspección en puertos, aeropuertos y fronteras nacionales para evitar que los viajeros ingresen productos alimenticios que favorezcan la diseminación de plagas y enfermedades inexistentes en el país.

Para ello, a los viajeros internacionales que planean llegar a México les recomienda que, antes de empacar algún alimento, consulten qué productos pueden traer a México sin inconvenientes, las cantidades permitidas, el modo de empaque y los establecimientos autorizados de venta.

El SENASICA difunde a través de su página Web y sus redes sociales líneas de acción concretas tendientes a conservar la producción de alimentos sanos e inocuos en México, por lo que es necesario que el turismo evite traer consigo productos como pavos crudos y todo tipo de derivados de cerdo. Adicionalmente, hay información alusiva en los puntos de ingreso al país.

Se trata de medidas que buscan evitar la entrada a México de enfermedades como, por ejemplo, la Peste Porcina Africana (PPA); para ello, los oficiales del SENASICA, asignados en puertos y aeropuertos, han reforzado las labores de inspección con el fin de evitar el ingreso de cárnicos de porcino, trofeos de caza, pieles o cerdos vivos provenientes de algunos países de Asia y Europa, en los que está presente la enfermedad.

En los aeropuertos, el SENASICA instaló tapetes sanitarios para que al salir de los aviones, los pasajeros limpien y desinfecten su calzado, pues podrían ser portadores de plagas o enfermedades que podrían dispersarse en el territorio nacional y poner en riesgo el patrimonio agroalimentario del país.

Paralelamente, el SENASICA desinfecta las áreas de los aviones en donde se almacena comida y basura generada durante el vuelo. Cuando detecta productos de riesgo —principalmente restos de alimentos— los incinera.