DIETA CETOGÉNICA

224
Salmón al horno con brocoli.

La dieta cetogénica, término acuñado por Russell M. Wilder en 1921,​ es una intervención terapéutica cuyo objetivo es generar una situación de cetosis (formación de cuerpos cetónicos) similar a la del ayuno. Tal situación se logra bien por un aporte insuficiente de alimentos (la cantidad de energía de la dieta es menor que la requerida) o bien por una restricción de alimentos ricos en glúcidos (consumiendo alimentos ricos en proteínas o en grasas). Este tipo de dietas, que se deben aplicar bajo control médico,​ se prescriben en la epilepsia refractaria al tratamiento farmacológico​ o en sujetos con obesidad mórbida​ que se someterán a una intervención de cirugía bariátrica. Un caso particular de dieta cetogénica es la popular dieta Atkins.

La clasificación de las dietas cetogénicas atiende a la restricción en la cantidad de glúcidos, bien por predominar las grasas o las proteínas (dietas bajas en glúcidos) o bien porque la cantidad total de nutrientes es insuficiente para aportar la energía necesaria (dietas hipocalóricas). Así se tienen:

Dietas bajas en glúcidos: en general aportan menos de 50 g de glúcidos y que, a su vez, se subdividen en:

Ricas en grasa: generalmente son ricas en grasas saturadas y se subdividen según el tipo de grasa que predomine (como los triacilglicéridos de cadena media o TCM) y la proporción de los otros macronutrientes .

Ricas en proteínas (hiperprotéicas): aunque el nutriente que predomina desde el punto de vista energético es la grasa, en dichas dietas aumenta la proporción de las proteínas hasta el 30% de la energía.

Dietas bajas en energía (hipocalóricas): tales dietas aportan una cantidad insuficiente de glúcidos y de energía (no superior a las 1.000 kcal).

Dieta baja en hidratos de carbono: se quema la grasa para obtener energía. Los hidratos de carbono se limitan a un máximo de 20 gramos por día, lo que significa que el total de calorías que entran en su cuerpo va a provenir de las grasas (65%), proteínas (30%) e hidratos de carbono (5%).

SALMÓN AL HORNO CON BROCOLI

INGREDIENTES

600 g     salmón en filetes

3 ramitas              eneldo

1 cda      miel

2               diente de ajo

0,5          limón

400 g     brócoli

1 cdta    semillas de cilantro molidas

aceite de oliva

sal

pimienta

PREPARACIÓN

Paso 1

Lava el eneldo y pícalo. Reserva un poco para decorar. Pela y pica los ajos. Mezcla el eneldo con la miel, el zumo del medio limón, las semillas de cilantro molidas y el ajo. Añade sal, pimienta y 1 cucharada de aceite. Mezcla bien hasta obtener una crema espesa. 

Paso 2

Trocea los filetes de salmón. Unta la parte superior de éstos con la preparación anterior. Cubre con film transparente y deja marinar durante 30 minutos como mínimo. Lava y trocea el brócoli en ramitas. Cuécelo al vapor 4 minutos.

Paso 3

coloca el pescado en una fuente refractaria con la piel hacia abajo y ásalo 10 minutos en el horno precalentado a 200º. Sírvelo acompañado con el brócoli.