Una madre de familia saliendo del agua por su propio esfuerzo.

* El pueblo desconoce el paradero del presidente municipal quien no aparece para enfrentar el desastre.

San Mateo Atenco, Estado de México. 5 de septiembre de 2018.- A cinco días del desbordamiento del Rio Lerma a la altura del Municipio de San Mateo Atenco, las condiciones de la población afectada por las inundaciones registradas en lugar de mejorar se agrava al pasar los días y no tener del apoyo suficiente que prometió el gobierno del estado quien ha intervenido para atender la emergencia al resultar rebasado el gobierno municipal del alcalde César Serrano.
La población clama ayuda porque la emergencia todavía no termina.
La presencia de trabajadores del DIFEM provocó el enojo de las familias que nunca recibieron botas de hule, no dieron alimentos calientes suficientes para los damnificados.
Repartieron despensas que en el momento de emergencia de nada sirvieron porque no tenían lugar para su resguardo ni tampoco podían cocinar los alimentos que contenían las cajas correspondientes.
Las denuncias siguen al por mayor y piden que el alcalde Cesar Serrano salga a dar la cara.
El presidente municipal Serrano González han pasado cinco días y no se ha presentado a ayudar a la población de su municipio.