Honduras incauta más de 900 kilos de cocaína en una bodega

67

Las autoridades de Honduras informaron este martes que incautaron 911 kilos de cocaína, en momentos en que el presidente Juan Orlando Hernández, señalado por narcotráfico en una corte estadounidense, busca dejar en claro que su gobierno libra un combate contra las drogas.

“Mediante una operación de vigilancia y seguimiento se logró asegurar una vivienda en la comunidad de Punta Piedra, departamento de Colón [nororiente], la cual servía de almacenamiento de droga”, dijo un comunicado de las Fuerzas Armadas. En la operación también se incautó armamento.

La droga, supuestamente almacenada después de ser transportada en una lancha por el mar Caribe hasta Honduras, fue trasladada hacia Tegucigalpa por la Fuerza Aérea Hondureña (FAH).

Las autoridades hondureñas intensifican la lucha contra las drogas en momentos en que el presidente Hernández ha sido señalado en una Corte de Nueva York por su presunta participación en narcotráfico, luego que su hermano menor, Juan Antonio Hernández (42), fuera sentenciado a cadena perpetua por ese delito.

“El juicio de Juan Antonio desenmascaró muchos detalles del narcotráfico internacional patrocinado por el Estado de Honduras”, advirtió el juez Kevin Castel, en un comunicado en el que detalló que el sentenciado introdujo 185.000 kilos de cocaína a Estados Unidos entre 2004 y 2016.

“Juan Antonio alquiló helicópteros a narcotraficantes y les suministró armas y municiones, incluyendo en una transacción de 4.000 a 6.000 piezas de munición para armas de asalto que estaban empaquetadas en contenedores con el distintivo de las Fuerzas Armadas de Honduras”, agregó.

También “actuó como intermediario en sobornos a políticos, incluido su hermano Juan Orlando Hernández y el partido Nacional”, subrayó.

El presidente hondureño niega los cargos y dice que se basan en acusaciones de exjefes de cárteles que él ayudó a extraditar y que hoy cobran venganza.

El gobernante aseguró tener grabaciones hechas por la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) en 2013, que demostrarían que son “falsos testimonios” los señalamientos de narcotráfico que capos de la droga le hicieron en la corte de Nueva York.