Toluca, Estado de México, 7 de enero de 2018. Con la finalidad de reciclar los árboles naturales utilizados durante la temporada navideña, la Protectora de Bosques del Estado de México (Probosque) habilitó los 19 viveros que opera en diferentes municipios de la entidad como centros de acopio.

Los árboles de Navidad se recibirán a partir del 8 de enero y hasta el 28 de febrero, y se destinarán a la producción de composta y para la donación a artesanos que los soliciten.
Para su elaboración, Probosque cuenta con tres molinos especializados, cada uno con capacidad para moler un árbol en nueve segundos.
El material se almacena hasta que se degrada y luego se mezcla con componentes como tierra negra y sustratos minerales para producir planta en vivero, la cual se utilizará para futuras reforestaciones.
Algunos árboles son donados a artesanos de los municipios de Rayón y San Antonio la Isla, quienes aprovechan la madera de las ramas y troncos para la elaboración de juguetes y artículos decorativos.
La colecta de árboles inició hace 15 años con el propósito de concientizar a la población sobre la utilidad que los árboles naturales pueden tener después de las fiestas decembrinas.
Al llevar los árboles navideños a los centros de acopio se evita que se tiren a la basura, reduciendo la generación de residuos.
En esta campaña también participan ayuntamientos, instituciones gubernamentales y la iniciativa privada. Con esta suma de esfuerzos, durante la temporada pasada se acopiaron 270 mil árboles en el Estado de México.
Los centros de acopio de Probosque se ubican en 17 municipios: Aculco, Amecameca, Atlacomulco, Coatepec Harinas, Jilotzingo, Lerma, Metepec, Naucalpan, Ocoyoacac, Tecámac, Tejupilco, Texcaltitlán, Toluca, Valle de Bravo, Villa de Allende, Villa Guerrero y Zinacantepec.