Foto tomada de internet.

La frustrada superfinal de la Copa Libertadores entre River y Boca vivió una jornada de violencia extrema, se registró una agresión a los futbolistas “xeneizes” al llegar al estadio monumental.
Luego de discusiones entre las directivas de los equipos fue postergada la justa para este domingo a las 17 horas, tiempo local de Argentina.
Gianni Infantino presidente de la FIFA. Intento imponer su decisión de que el partido se jugara ayer sábado.
La postergación de la gran final fue anunciada por Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, quien aseguró que el encuentro se jugara con público.