La necesaria nueva Izquierda riobravense

28

Después de Madero, Río Bravo es el municipio en que mayor arraigo tiene la Izquierda en Tamaulipas. Por décadas, este pueblo ha visto desfilar innumerables movimientos sociales –estudiantiles, campesinos, agricultores, obreros, colonos– que le han dado una contextura de pueblo organizado y contestatario. Sólo para recordar, diremos que en los años 60, la candidatura del dirigente agrario Crispín Reyes Rodríguez quien contendió para la alcaldía riobravense bajo el amparo del PARM –él era del Partido Comunista Mexicano, pero no contaba con registro legal– derrotó en las urnas al priista Gerardo Ballí González.
Esa victoria cívica, no pudo concretarse por una trapacería legal del gobierno: obligó a los dirigentes del PARM a desconocer al candidato horas antes de la elección. Los ciudadanos, aún así, salieron a cruzar la boleta a favor de Reyes Rodríguez.
(Quizá el líder campesino de mayor carisma que se haya conocido en la historia de Tamaulipas. Yo lo vi: él, el PCM y la CCI de Ramón Danzós Palomino, llegaron a convocar a casi 8 mil campesinos en la plaza Juárez bajo las demandas de libertad presos políticos y en solidaridad con la Revolución cubana).
La amplitud de esa fuerza opositora, puede ponderarse bajo un dato: en esas fechas, Río Bravo tenía aproximadamente 10 mil habitantes.
La Izquierda, electoral, inaugurada por Crispín y aliados, dio frutos algunos años después: llegaría de la mano de Juan Antonio Guajardo a cogobernar.
Por alguna razón, la Izquierda en estos momentos representada por MORENA, es un engendro amorfo y sin conducción. En las más recientes elecciones, mostró una incapacidad evidente y una falta de potencia en la disputa por el poder público.
En parte, esa fragilidad de la Izquierda, ha permitido la existencia y operación de gobiernos incompetentes y la mayoría alejados de los segmentos más amplios de la población.
¿Puede reagruparse la Izquierda riobravense?
¿Pueden reinventarse los liderazgos que el momento actual demanda al lopezobradorismo?
¿Hay condiciones para reoxigenar con nuevos cuadros el Comité Municipal de MORENA?
Tareas de alta complejidad, que se ven posibles y viables sólo si se aplican con sensatez e inteligencia las herramientas de la política.
El movimiento que empieza a nuclear el doctor Demetrio Cruz, puede convertirse en verdadera opción ciudadana y de Izquierda. Oriundo de una comunidad rural de la periferia riobravense, se abrió paso en la vida con el único instrumento válido y digno en manos de los desposeídos para sobresalir en cualquier sociedad: el estudio, los saberes, el conocimiento.
De esa forma, pudo acumular diplomas de relevantes universidades de Estados Unidos, Alemania y Cuba y transitar exitosa y relevantemente en su vida profesional como médico.
Como dice Gabriel Parra:
“Río Bravo sufre mucho dolor…
…le urge un doctor”.