Nació con mala estrella

27

-Nuevo sindicato no cumple a sus afiliados
-En próxima revisión ya no habrá “20-32”
-Tampoco incremento salarial al 100%

PASADO el fragor de la batalla obrero-patronal de inicio de año, ahora cada protagonista está ocupando el lugar que le corresponde en el escenario que representa uno de los principales motores de la economía en la esquina noreste de Tamaulipas: la industria maquiladora.

Obreros, patrones, sindicatos, dirigentes y el “liderazgo mesiánico” se preparan desde ahora para enfrentar la próxima revisión de contratos colectivos de trabajo con una gran diferencia: ya no habrá la exigencia del “20-32”.

En efecto, luego del decreto presidencial de aumentar al doble el salario mínimo en la frontera norte del país, concretamente en Matamoros, se gestó el movimiento obrero que colocó contra la pared a los empresarios maquiladores y alumbró el nacimiento del Sindicato Nacional Independiente.

Al dar cumplimiento a una de sus promesas de campaña, el presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR no tomó en cuenta el daño colateral que ocasionaría en los contratos colectivos de trabajo que contemplaban el pago de un “bono anual” a los trabajadores, resultante del incremento salarial derivado de la inflación.

Obreros, sindicatos y empresarios consideraban que el aumento al salario del 5% representaba un incremento de 4 pesos 40 centavos que, multiplicados por 365 días del año, obligaría a los patrones a pagar mil 600 pesos a cada obrero por concepto del bono anual.

Sin embargo, el gobierno de la Cuarta Transformación decretó el incremento del 100% del salario mínimo, por lo que, de 88 pesos diarios, en lo sucesivo los trabajadores fronterizos ganarían el doble.

En consecuencia, como el nuevo salario aumentó en 88 pesos, la conversión para obtener el bono anual ya no fue multiplicar los $4.40 por 365 días del año, sino por $88, por lo que el bono a pagar en vez de mil 600 pesos, aumentó a 32 mil.

Como la gran mayoría de los contratos colectivos de trabajo se contemplaba una cláusula que establecía que el bono anual se pagaría con base al incremento al salario, a los inversionistas tomó por sorpresa el decreto presidencial de 100 por ciento de aumento salarial y no al 5% derivado de la inflación.

Justo ahí, aprovechando la coyuntura, la abogada SUSANA PRIETO TERRAZAS encabezó el movimiento obrero denominado 20-32, por la exigencia de un incremento más del 20 por ciento y el pago del bono anual de 32 mil pesos.

A los inversionistas maquiladores no les quedó más remedio que aceptar la exigencia obrera para evitar incumplir con sus filiales estadunidenses en materia de producción.

Con las aguas vueltas a su cauce, los sindicatos y sus dirigentes buscan fortalecerse ante la nueva disposición de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para que los obreros elijan a sus líderes y al sindicato que deseen afiliarse.

El Sindicato Nacional Independiente, bajo el liderazgo moral de la abogada PRIETO TERRAZAS, nació con mala estrella, pues hasta ahora no han logrado colocar laboralmente a ninguno de sus 400 afiliados.

Gran parte de los obreros que se dejaron seducir por el “canto de las sirenas” y renunciaron a sus organizaciones sindicales, ahora están tratando de que los acepten de nueva cuenta. Los más conflictivos y que fueron indemnizados conforme a la ley, están enfrentando problemas para ser recontratados.

La abogada juarense que logró concentrar a poco más de 6 mil obreros en el clímax de la inconformidad, cerró su intervención multitudinaria con no más de 400 seguidores, durante la elección de los “candidatos independientes 20-32” en el pasado proceso eleccionario.

El tema da para mucho más, por lo que abundaremos posteriormente.

DESDE EL BALCÓN:
El periodista HUMBERTO PADGETT fue arrestado por elementos de la Policía Militar dependientes de la SEDENA, cuando realizaba una investigación periodística en el aeropuerto de Santa Lucía, en el municipio de Tecamac, estado de México.
Solo la organización no gubernamental Artículo 19, defensora de las libertades de prensa y expresión, ha exigido que se respeten las garantías judiciales del comunicador, autor de ocho libros y galardonado en cinco ocasiones con el Premio Nacional de Periodismo.
Ni hablar.

Y hasta la próxima.
mariodiaz27@prodigy.net.mx