protestas contra el gobierno nicaraguense.

Cortesía: De Leonor Álvarez , Ivette Munguía Argeñal

23 de abril de 2018 .- La represión de las tropas antimotines continuó a eso de las 9:00 de la noche de este domingo contra los estudiantes que permanecían en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli). Las decenas de agentes policiales ingresaron por el sector de Villa Progreso y Multicentro Las Américas.

Hasta la medianoche de este domingo algunos estudiantes expresaron que había al menos un muerto y varios heridos. LA PRENSA logró confirmar la entrada y salida de ambulancias que se encargaron del traslado de heridos a hospitales.

Horas antes, centenares de personas pudieron manifestarse pacíficamente en el sector de la Carretera a Masaya, donde permanecieron exigiendo justicia para quienes han muerto en las protestas. Mientras tanto, un par de drones sobrevolaban en el lugar a pesar de que están prohibidos en el país.

Durante al transcurso de la mañana de este domingo hubo relativa calma en la Upoli. Los estudiantes narraron la noche de horror que vivieron desde que cesaron los enfrentamientos del sábado, a las 6:00 de la tarde ya que surgió el temor de que los policías antidisturbios intentaran entrar por la noche o la madrugada en la universidad, lo que reviviría los hechos ocurridos en mayo de 2014, cuando la Juventud Sandinista (JS) asaltó por la madrugada a los jóvenes protestantes de #OcupaINSS, a la vista y paciencia de la Policía.

El domingo, los jóvenes amanecieron ilesos y recibiendo más víveres de la población, para continuar su protesta.

Motivo de las protestas

Las protestas contra las reformas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que aumentan la cuota de los trabajadores y empleadores al sistema de seguridad social, iniciaron el martes cuando miembros de la Juventud Sandinista (JS) y motorizados —ambos miembros del aparato de represión del FSLN— atacaron a jóvenes universitarios y ancianos para evitar que protestaran en Managua.

Las agresiones ocurrieron frente a la mirada pasiva de la Policía Nacional y con el respaldo de Rosario Murillo, vicepresidenta designada, quien llegó a calificar como “legítima defensa” la actuación de las turbas sandinistas.

Demandan renuncia de Ortega

Aunque por la tarde de este domingo Ortega oficializó que las reformas al INSS fueron revocadas, la reacción de los estudiantes ante eso fue que su causa trasciende el tema del INSS y lo que demandan ahora es la renuncia de Ortega y su esposa, Rosario Murillo, del poder.