“La gente no debe de preocuparse. Si estaba inscrita en el Seguro Popular, va a seguir recibiendo servicio médico, para eso es este plan”, agregó.

Indicó que los ahorros del combate a la corrupción permitirán mejorar la infraestructura, contratar a más personal que cubra todos los turnos en hospitales y centros de salud, recibir a pacientes gratuitamente y darles las medicinas que requieran, además de basificar a los trabajadores. 

“Es todo un desafío que tengamos médicos en las comunidades más apartadas y que estén todos los medicamentos, no solo el llamado cuadro básico”, apuntó.

Sostuvo que el Insabi no cobrará cuotas de recuperación en todo el país; “tiene que hacerse una labor (…) nosotros lo que queremos es crear un sistema de salud pública de primera y gratuito porque la salud y la educación no son privilegios, son derechos”.

En conferencia de prensa matutina informó que este año el presupuesto de salud aumentó a 40 mil millones de pesos. Hay plazas vacantes de médicos y enfermeros; además, se concluirán hospitales heredados por las anteriores administraciones. 

“En el llamado Seguro Popular había como seis mil, ocho mil personas que se dedicaban a censar, a afiliar; la distorsión llevó a que hay mucho más personal administrativo que personal médico”, comentó. 

El mandatario pidió a todos los trabajadores y usuarios del sistema público de salud denunciar actos de corrupción “para que entre todos mejoremos los servicios que se ofrecen a la población y que nos ayuden denunciando corrupción”. 

Reiteró que el primer nivel de atención médica debe poner énfasis en la prevención de padecimientos.

“Queremos tener hospitales de primer mundo pero también que la gente pueda ser atendida en los primeros niveles de atención médica. Ese es el objetivo y nos tenemos que ir sensibilizando todos: médicos, enfermeras y desde luego los servidores públicos”, aseveró.