11 de mayo de 2019.- Con una inversión cercana a los 200 millones de pesos la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) concluirá las carreteras Ruiz-Zacatecas y Tepic-Durango, anunció este sábado el presidente Andrés Manuel López Obrador en Jesús María El Nayar, Nayarit.

Con estas acciones el presidente refrenda su compromiso de pavimentar caminos con mano de obra local y bajo la administración de las autoridades de la comunidad; conservar la infraestructura existente y acabar las obras inconclusas heredadas de administraciones pasadas.

Desde el inicio de la administración el Gobierno de México entregó cheques a las comunidades de usos y costumbres para iniciar los trabajos de comunicación en 50 cabeceras municipales del país. La modernización anunciada este día se suma a 30 nuevos frentes de acción.

De esta manera, la actual administración destinará el más alto presupuesto de los últimos 25 años al mantenimiento y conservación de carreteras federales.

Al respecto, el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, informó que ya se publicó la convocatoria para licitación de 7.5 kilómetros faltantes del eje interestatal Ruiz-Zacatecas y 290 kilómetros de la carretera Tepic-Durango.

El mandatario se comprometió con el gobernador Antonio Echevarría García y los habitantes de esta entidad a llevar electricidad en toda la región.

“Es una contradicción que habiendo tres hidroeléctricas en Nayarit, este sea uno de los estados con menos electrificación en sus pueblos”, remarcó.

Asimismo, reafirmó que en este gobierno se conectará con Internet a todo México.

“Solo el 20 por ciento del territorio nacional tiene Internet; en el 80 por ciento no lo hay. Con respeto a las empresas que tuvieron concesiones y no han comunicado al país: háganse a un lado porque el gobierno tendrá su empresa para comunicar a todos los mexicanos”, subrayó.

El jefe del Ejecutivo dijo a los pueblos coras, huicholes y tepehuanes de Nayarit que serán apoyados y el presupuesto beneficiará a los más necesitados, especialmente a todas las familias indígenas de México, quienes accederán a pensiones, becas y estímulos a la actividad productiva de los ‘Programas Integrales de Bienestar’.

“Ya se está llevando a cabo que el presupuesto beneficie a los más necesitados. Orientar el presupuesto a los más pobres. Se los puedo explicar de manera sencilla. Si hay 30 millones de viviendas de familias en el país, les va a llegar apoyo a cuando menos 15 millones de familias, a la mitad. Apoyos directos, pero si hay tres millones de hogares de familias indígenas de México, les va a llegar a todos los indígenas, a todos los hogares, a todas las familias”, explicó.

Sostuvo que regresará a supervisar las obras, el avance de los programas sociales y las acciones en beneficio de la población de este estado.

“A eso vengo, porque así no me engañan, así ya me doy cuenta de cómo están las cosas. Y por eso vengo también por carretera, a ras de tierra, porque si vengo en helicóptero nunca voy a saber cómo está el camino. No. Voy a regresar, sí y voy a venir más seguido, porque todavía, miren, es que no es fácil quitar las malas costumbres. (…) No me voy a dejar rodear por lambiscones, por barberos. Voy a estar siempre escuchando de manera directa al pueblo de México”, expresó.