MENSAJE DE LA FISCAL GENERAL DE JUSTICIA DE LA CIUDAD DE MÉXICO, ERNESTINA GODOY RAMOS

diciembre 31, 2021

Trabajos de gabinete y campo lograron obtener oportunamente la orden judicial de cateo, ubicar y detener al ciudadano Cuauhtémoc “N”.

Ayer mismo, tras ser certificado médicamente, fue internado en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, donde fue requerido por la Juez Décimo Séptimo Penal.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México actuó con pleno apego a la Ley y respetando en todo momento los derechos del probable responsable.

La orden de aprehensión, el ejecutable, al tratarse de un delito grave y dado que los recursos legales que se han interpuesto para combatirla, no han modificado ni suspendido el mandamiento judicial.

Recordemos que esta orden de aprehensión fue el resultado de una revisión minuciosa e integral de todas las actuaciones realizadas por la entonces Procuraduría General de Justicia, donde quedó en evidencia una investigación deficiente, omisa y lejana del deber de procurar justicia.

Esto tiene su origen en la denuncia presentada, relacionada a un trabajo de investigación periodística.

Del estudio técnico jurídico del expediente del caso, se desprendió la ausencia de actos dirigidos al esclarecimiento de los hechos o bien, actuaciones defectuosas como: declaraciones victimales insuficientes, omisión de actos de investigación, deficiente búsqueda respecto a la red de vínculos realizada por la Policía de Investigación, ausencia de diligencias periciales, así como hubo filtraciones de datos.

Como lo he sostenido desde el inicio de mi actuación como Procuradora y ahora como Fiscal General, la víctima está en el centro de nuestro quehacer institucional.

Aplicando la perspectiva de género y de Derechos Humanos, fue imprescindible realizar la verificación de los hechos, así como buscar y revelar pública y completamente la verdad.

Las pruebas y las evidencias son lo único que le da sustento a la acción del Ministerio Público.

Hago un llamado a otras posibles víctimas. Les reitero: ténganos confianza, denuncien, estamos preparadas para protegerles, para investigar y para abrirles la puerta de la justicia.

Al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie.

Y recuerda: la Fiscalía está en alerta por ti.