Alfareros mexiquenses trabajan con el barro y logran arte con diseños únicos

enero 29, 2022

• Trabajan desde tiempos precolombinos la alfarería, y ahora, innovan y crean piezas utilitarias, de ornato y de arte con diseños únicos.
• Están principales productores alfareros en Atlacomulco, Ixtapan de la Sal, Texcoco y Metepec.

Toluca, Estado de México, 29 de enero de 2022. El Estado de México cuenta con diversidad de maravillas artesanales, una de ellas es la alfarería, que se trabaja con el barro, también conocido como arcilla.

Éste se obtiene de la tierra, principalmente de las montañas de la entidad mexiquense y es usado como materia prima por artesanas y artesanos mexiquenses para crear piezas utilitarias, de ornato y de arte.

Una vez que la arcilla se mezcla con agua y se comienza a manipular, adquiere un aspecto similar al lodo y debe amasarse durante un tiempo considerable para eliminar el aire lo más que se pueda.

Cuando se deja secar al sol se endurece y puede volver a su forma original al triturarlo; sin embargo, cuando es cocido en horno a altas temperaturas toma la forma, textura y belleza única.

El barro ha estado presente en todas las culturas precolombinas y ha permanecido hasta la actualidad ya que forma parte de la identidad del Estado de México y es fundamental en la vida cotidiana, cuando a utensilios se refiere.

Según el lugar del territorio mexiquense, se trabaja con diferentes técnicas como el barro alisado, bruñido, pastillaje, libre de plomo además de agregarle esmalte o la laca para dar brillo a cada pieza de arcilla.

El barro es utilizado para hacer, ollas, cazuelas, jarrones, jarros, platos, réplicas e instrumentos prehispánicos e incluso figuras ornamentales que son consideradas como arte.

Un ejemplo claro son los árboles de la vida, piezas fabricadas de manera artesanal desde el manejo de la arcilla hasta el modelado y la pintura ornamental.

Los principales productores alfareros están en los municipios de Atlacomulco, Ixtapan de la Sal, Texcoco y Metepec.

La Subsecretaría de Turismo a través del Instituto de Investigación y Fomento de las Artesanías del Estado de México (IIFAEM) invita a recorrer cada rincón del Estado de México y adquirir una pieza de barro, para compartir un poco de la tierra mexiquense en un espacio del hogar o la oficina.