Gobierno de la 4T realiza obras hidráulicas para garantizar agua, electricidad y producción de alimentos

diciembre 18, 2023

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el Gobierno de la Cuarta Transformación heredará al pueblo de México 100 mil hectáreas de riego, en contraste con las 20 mil hectáreas en promedio generadas en 36 años de gobiernos neoliberales, que abandonaron la política hidráulica.

“En cinco años vamos a hacer más superficies de riego que todo lo realizado en más de 30 años del periodo neoliberal. (…) Miles de hectáreas vamos a dejar al final de este gobierno, mucho más que las hectáreas que crearon para riego los últimos cinco sexenios”, subrayó.

“Ahora estamos construyendo presas, terminando estas obras importantes de infraestructura y habilitando tierras para la producción agrícola mediante la introducción de sistemas de riego”, agregó.

Previo a la inauguración de la presa Santa María, en Sinaloa, el mandatario resaltó que el gobierno actual retomó esta obra iniciada durante el sexenio anterior, en 2015, para concluirla en sólo 37 meses con inversión pública y 4 mil 83 puestos de trabajo generados en la región.

“Queremos que los mexicanos sepan de esta gran obra; es muy importante porque son obras que ya no se hacían, tenía mucho tiempo, sobre todo lo que tiene que ver con el riego. (…) Es inversión de nuestro gobierno con dinero del presupuesto, con dinero del pueblo de México. No es crédito, también es inversión pública”, afirmó.

La presa Santa María proveerá agua para riego y uso público urbano a la zona sur de Sinaloa en beneficio de más de 430 mil habitantes, principalmente de los municipios de Rosario y Escuinapa, detalló el director general de la Comisión Nacional del Agua, Germán Martínez Santoyo.

Además, favorece a 2 mil 551 productores agrícolas y 90 mil habitantes a partir de la generación de energía eléctrica.

La presa Santa María significó una inversión global de 9 mil 659 millones de pesos. De esta cifra, el Gobierno de la 4T destinó 7 mil 318 millones de pesos, mientras que el sexenio anterior orientó 2 mil 341 millones de pesos de manera pausada.

Con este proyecto hidráulico, Sinaloa sumará 12 grandes presas, las cuales en conjunto pueden almacenar hasta 16 mil 163 millones de metros cúbicos. Aumentará a nueve el número de distritos de riego que abarcarán una superficie de 743 mil hectáreas.

La zona de riego de la presa Santa María contempla 24 mil 250 hectáreas. Sinaloa se caracteriza por el cultivo de garbanzo, maíz y chile verde; es uno de los principales productores en el país con un Producto Interno Bruto (PIB) en agricultura de más de 70 mil millones de pesos.

Simultáneamente la presa Santa María abonará al control de inundaciones y generará 192 gigavatios-hora como media anual. El almacenamiento a nivel máximo de operación será de 811.96 millones de metros cúbicos.

El responsable del proyecto presa Santa María, Cedric Escalante Sauri, señaló que la innovación es la principal característica del diseño al incluir dos elementos relevantes en materia de ingeniería: la ataguía de 46 metros de altura, que sirve para encauzar el agua, y la cortina de concreto de 123 metros de altura y 782 metros de largo.

La construcción de la ataguía y la cortina duró 26 meses; ambas equivalen a nueve templos del Sol de la zona arqueológica Teotihuacán.

En compañía de la directora general de empresas ICA, Guadalupe Phillips Margain, puntualizó que en la actualidad la ingeniería civil está dedicada a los intereses del pueblo.

“La ingeniería civil, los ingenieros civiles, tenemos el compromiso de servir a la sociedad en la construcción de obras de esta naturaleza y de infraestructura como la magna obra que se está construyendo aquí que nos ha permitido señalar y demostrar que estamos participando en esta Cuarta Transformación”, refirió.

El jefe del Ejecutivo detalló que la infraestructura de la presa Santa María será aprovechada en la generación de energía hidroeléctrica.

Al mismo tiempo reconoció el esfuerzo de ingenieros, trabajadores de la construcción y autoridades federales, estatales y municipales, así como empresas constructoras participantes, en la concreción del proyecto.